Miércoles, 12 de diciembre, 2018 | 10:44 pm

Está bien asustarse



Cuando estás asustado, estás despierto, estás alerta y puedes encontrar soluciones a esas situaciones que te producen miedo.

Para el susto producido por una situación repentina, el cerebro y el cuerpo tienen reacciones químicas y musculares al igual que para ese temor que puedes sentir cuando te vez de frente a situaciones que pueden cambiar tu vida.

Puede que estés pensando que ya es tiempo de moverte. Debes buscar nuevo empleo que te permita crecer y desarrollar talentos, terminar una relación tóxica en la que haz estado involucrado, anhelas mudarte a otra ciudad y empezar un nuevo proyecto de vida.

Son muchas y muy distintas las inquietudes que cada individuo está pensando en este momento y no se atreve a emprender porque el miedo lo paraliza. Son tantos los temores y las sensaciones que no le dejan avanzar a la próxima etapa.

Las reacciones producidas por el miedo pueden ir desde dolor de cabeza, náuseas, mareos, variación en el apetito, aumento o pérdida de peso, de pelo, cansancio, sueño, entre otras muchas.

Si identificas que alguno de estos síntomas está presente en tu día a día es posible que estés en un proceso de pánico ante decisiones que debes tomar.

Empieza por ver tus alternativas y posibles amenazas, observa quienes pueden ser tus apoyos. Busca cuáles lugares ofrecen los servicios o productos que necesitas, precios y disponibilidades.

Haz un presupuesto de lo que tienes y lo que necesitarías para mantener eso que necesitas. Mírate en ese futuro que anhelas, explora las sensaciones de como te sentirás, eso puede ser un buen punto de partida.

Publicidad