Miércoles, 12 de diciembre, 2018 | 7:50 pm

Entrenadores RD y MLB están mal parados por las violaciones



Las personas, por naturaleza, en la mayoría de los casos, nos resistimos a los cambios. tecnológicos. Aunque con la nueva tecnología que empezó a implementar las Grandes Ligas con los prospectos dominicanos va mucho más allá, porque incluye que estos pueden ser requeridos para hacerles pruebas de esteroides cuando lo deseen.

Esta última parte tiene divididos a los entrenadores independientes del país.

En los últimos días he conversado con los que defienden el nuevo Trainer Partnership Program, como lo bautizó la MLB, y los que se oponen al mismo.

Ambos me explicaron sus razones y pueden ser válidas, pero los que se oponen quedan muy mal parados con sus argumentos. Los que defienden el programa critican a los que se oponen, a los que además acusan de haber sacado ventajas durante mucho tiempo por introducirles esteroides a niños de 12 y 13 años para sacarles ventajas competitivas y por eso el miedo que tienen a la implementación de este programa de la MLB.

Mientras los que se oponen, aunque nunca se han negado a que dopan a los niños, señalan que lo hacen debido a que la MLB los obliga a tenerlos listos a los 14 y 15 años, porque de lo contrario no les otorgan los bonos millonarios.

Los que se oponen al programa, ayer colocaron varios letreros en las calles, pidiéndole a la MLB que ayude para que los equipos no rompan las reglas y dejen de firmar a los niños de 13 y 14 años de edad. También le piden que respeten las leyes de la explotación laboral infantil.

Fíjense que los tres lados están muy mal. Los entrenadores independientes, que están a favor de la MLB, apoyan las firmas de los niños de 13 y 14 años, que es un abuso; los que se oponen, porque para cumplir con las exigencias de MLB dopan a los niños, y la MLB porque no quiere respetar las leyes de la explotación laboral infantil. MÁS ADENTRO.

Excelente la iniciativa de Bartolo Colón de despedirse como jugador lanzando con las Águilas Cibaeñas por lo menos un juego en cada estadio.

Publicidad