Lunes, 24 de septiembre, 2018 | 3:59 am

En honor a Sánchez



El país cierra hoy el programa de grandes efemérides con la última actividad conmemorativa del bicentenario del nacimiento de Francisco del Rosario Sánchez. A la vez, festejamos el 201 aniversario de su natalicio.

Sánchez, junto a Juan Pablo Duarte y Ramón Matías Mella forma la tríada gloriosa, a quienes los dominicanos les debemos nuestra identidad, el nombre de una nación y el gentilicio de dominicanos; y Sánchez, como ningún otro prócer, contribuyó con su valor, poniendo a prueba sus condiciones de militar, político y activista que junto a Mella, con el disparo de su trabuco, incidió en darle otro giro a nuestro destino con la revuelta más importante, que se inició con los hechos del 27 de febrero de 1844.

Tenemos, gracias a ese hombre, un país libre, una independencia forjada a su sombra; con el apoyo de un conjunto de patriotas y mujeres decididas, que ofrendaron lo mejor de sí para esa causa noble, y que le dieron sentido a las palabras “Dios, Patria y Libertad” que lleva nuestra bandera nacional en su corazón.

Ningún dominicano que se sienta orgulloso de su nacionalidad, se trate del hombre humilde o ya sea el más encumbrado en cualquier ámbito –social, económico o político– puede rehuir a su responsabilidad cívica de rendir tributo al inmaculado patricio Francisco del Rosario Sánchez, el primero de todos los trinitarios en ofrendar su sangre para que hoy seamos un país libre.