En deuda histórica con Carmen Natalia

De sangre pura, temperatura caliente y poesía rebelde

Virtudes Álvarez

Por: Virtudes Álvarez

[email protected]

20 abril, 2017 10:55 am



Escúchenlo los sórdidos. Escúchenlo los viles.
los que rastrean la señal de oro y muerden las monedas y exprimen las raíces.
Escúchenlo los ímprobos…escúchenlo. El grito de mi tierra va creciéndose a sí mismo.
Creciéndose. creciéndose.
Y ha de llegar el día e que el grito sea brazo
y el brazo se levante por encima del grito
para que a justcia se cumpla en nuestra tierra.
(Fragmento de El Grito, de Carmen Natalia Martínez Bonilla)

Homenaje en el centenario de su natalicio 19 abril, 2017

Carmen Natalia Martínez Bonilla, poeta, escritora, dramaturga, diplomática y luchadora por la libertad. Perteneció a la Juventud Democrática, tribuna juvenil de resistencia a la dictadura de trujillista. Militante audaz. Nació en San Pedro de Macorís, el 19 de abril del 1917.

Convirtió en herramienta de lucha contra la dictadura su variada producción intelectual (ensayos, novelas, teatro) y especialmente su entrega poética. En sus versos se rastrea el sabor de la rebeldía; el olor de la libertad, de la ausencia y del dolor. Destacándose entre ellos “Oda Heroica a las Mirabal”, “Poema Recóndito para un Mártir de la Libertad”, dedicado a Salvar Reyes Valdez, expedicionario de Luperón (1949); “Canto al Soldado Inminente”; “Elegía a los Mártires de Constanza, Maimón y Estero Hondo”; y “Réquiem Para un Cadáver Desterrado”, la conjugación poética de alegría y desprecio clasista dedicado al dictador Trujillo, ante el acto libertario del ajusticiamiento.

Deberíamos difundir la valoración que sobre ella, tiene Pedro Mir, nuestro Poeta Nacional“…a Carmen Natalia corresponde en nuestro país un lugar muy elevado entre los grandes cantores de la patria. Poco debería importarnos que en la voz de los grandes poetas haya grandes silencios y tal vez grandes ausencias en todos los espacios. Lo que de un poeta quedará para la posteridad no son sus momentos de eclipse, sino sus momentos de grandes fulguraciones. Aunque la vida es siempre una explicación, una constancia y una garantía de la obra, lo único que reserva a los hombre un lugar de consagración eterna en la memoria de los pueblos es la obra….Y en eso los pueblos son comprensivos. Sólo rescatan para su consumo épico y para sus epopeyas nacionales, la sangre más pura y más caliente de sus poetas., yo creo y esto lo puedo suscribir con mi firma, que en la poesía de Carmen Natalia circula esta sangre con tal pureza y tal temperatura. Y que no está lejano el día en el que su poesía y ella misma, con todo lo que en ella hay de alegre y de fuerte, de inteligente y de humano, transite entre las manos del pueblo con cinta de colores y cuentas de música.
Porque nuestro pueblo es, como son todos los pueblos, generoso y comprensivo con sus poetas, y más si son sufridos” (1).

Su primera vida cerró ciclo en Santo Domingo el 7 de enero del 1976. Porque mujeres como ellas, viven siempre!

Su primera vida cerró ciclo en la ciudad de Santo Domingo el 7 de enero del año 1976.

¡Porque mujeres como ella, viven siempre!

(1) Prólogo a Alma Adentro, de Carmen Natalia, Edición Universidad Católica Madre y Maestra, Editora Amigo del Hogar, 1981).

Publicidad

Publicidad