Domingo, 23 de septiembre, 2018 | 11:04 pm

Embajada dominicana en Bélgica condena agresión racista contra dominicano

Ciudadanos belgas agredieron dominicano y lo arrojaron a las vías del tren.
Ciudadanos belgas agredieron dominicano y lo arrojaron a las vías del tren.


Santo Domingo.- La Embajada de la República Dominicana en Bélgica condenó hoy la agresión física y verbal cometida por tres ciudadanos belgas contra el joven dominicano Leroy Erwin Abraham Encarnación, menor de edad, quien está amparado en pasaporte del Reino de España y residencia belga.

El hecho ocurrió el pasado domingo en la estación de tren Aarschot, en la comunidad belga del mismo nombre, mientras el joven Encarnación esperaba el tren junto a varios familiares.

Varias mujeres estaban esperando el tren y en el lugar se encontraba el joven junto a otras personas de su país, entre ellos un bebé.

Ellas comenzaron a insultarle y a llamarle negro de forma despectiva pero todo se puso peor cuando lo empujaron hacia la línea del tren. Un hombre que estaba junto a las mujeres le impedía subir y el joven reaccionó propinándole fuertes golpes.

A través de un comunicado la embajada explicó que según los indicios, la agresión estuvo motivada por el origen étnico del agredido.
“Sin importar la nacionalidad del agraviado, condenamos de manera enérgica todas las formas de racismo, discriminación racial, xenofobia y formas conexas de intolerancia vinculadas al origen de una persona, en este caso menor de edad. Ya el Sr. Théo Francken, Secretario de Estado de Asilo y Migración de Bélgica, ha condenado el hecho públicamente”, manifestó.
“Actualmente, la embajada dominicana en el Reino de Bélgica da seguimiento a la denuncia con la finalidad de que este acto no quede impune, y se ha puesto en contacto con las autoridades policiales y los familiares del joven”.
La embajada explicó que el sospechoso fue apresado y las otras dos personas involucradas fueron presentadas ante un juez.
“Saludamos la decidida reprobación de los hechos expresada las autoridades de la localidad de Aarschot, en la persona del alcade André Peeters. Estamos seguros de que se dará el debido curso a la denuncia presentada por el joven Abraham Encarnación y confiamos en que este tipo de ataques no se repetirá”, aseguró.
Finalmente, aclaró que “la acción de los desaprensivos no refleja, de ninguna manera, la actitud de apertura y tolerancia y los sentimientos que los belgas han tenido siempre para nuestros ciudadanos”.