Martes, 18 de septiembre, 2018 | 6:22 am

Elevar a un alto pedestal nuestros valores patrios

La remoción de un símbolo extranjero para colocar en su lugar el busto del principal de nuestros héroes nacionales constituye un tema de mucha relevancia para el imaginario del patriotismo dominicano.



Recientemente fueron develados frente a la Plaza de la Bandera los bustos de los Padres de la Patria y el Escudo Nacional.

Para colocar el busto de Juan Pablo Duarte fue menester remover una réplica de un símbolo de Francia, la Torre Eiffel.

La Plaza de la Bandera, adornada con el Escudo nacional y los bustos de Juan  Pablo Duarte, Ramón Matías Mella y Francisco del Rosario Sánchez, se convierte en un monumento nacional, que enaltece el espíritu patriótico de los dominicanos.

El busto de Juan Pablo Duarte, que ha generado algunas críticas y polémicas, está inspirado en la única foto existente del prócer, que fue tomada en 1873 por el fotógrafo Próspero Rey, cuando Duarte contaba con 60 años de edad; y quien empleó para dicha foto la técnica del daguerrotipo, que fue el primer procedimiento fotográfico iniciado en 1839 por el francés Louis Daguerre.

Pero el busto de Duarte no solo está inspirado en la foto de Próspero Rey, si no, que su autor, el joven escultor sanjuanero Rigoberto Carrasco, empleó sus propias técnicas artísticas, en una obra de arte de 33 mil libras, hecha de cemento y varillas.

Parece que las polémicas y críticas al busto de Juan Pablo Duarte están basadas en la falsa creencia de que la figura original de nuestro Padre Fundador es la obra del pintor Abelardo Rodríguez Urdaneta, que es la más popular y conocida, pero que nada tiene que ver con la imagen verdadera de Duarte.

La remoción de un símbolo extranjero para colocar en su lugar el busto del principal de nuestros héroes nacionales constituye un tema de mucha relevancia para el imaginario del patriotismo dominicano.

El develamiento del Escudo Nacional y los bustos de los Padres de la Patria en la Plaza de la Bandera, elevan a un alto pedestal nuestros valores patrios.

Johnny Guerrero-Cruz

Publicidad