Domingo, 20 de enero, 2019 | 2:56 am

El VIH en alerta máxima



En materia de salud el país tiene grandes retos. Y son humanos, básicamente. Nada tiene que ver con la cantidad de hospitales que están en reparación o abandonados a su suerte.

Uno de los retos capitales está en todo lo que se debe hacer, desde el presente, para una correcta alineación del país en la estrategia mundial que busca poner fin a la epidemia del sida en 2030.

Se trata de una acción a futuro, pero que tiene que ver con la inversión que en el presente hace República Dominicana en cobertura de tratamientos para las personas que viven con el síndrome de inmunodeficiencia adquirida (VIH/sida). Según los datos, el Estado aporta 14 millones de dólares.

Pero no es suficiente, porque solo beneficia con medicamentos retrovirales al 55% de las 67 mil 190 personas registradas que padecen del virus.

Las informaciones de la directora local del Programa Conjunto de las Naciones Unidas sobre el VIH/Sida (Onusida), que se publican en esta edición, resultan de una importancia capital, sobre todo debido al momento crítico que se vive en el país y, que como la filial del organismo alerta, se agrega la falta de apoyo a los programas de educación y prevención de esa enfermedad en los últimos años. Un indicio de esta situación se evidencia en la cantidad de niños que nacen con VIH/sida en las clínicas y los hospitales.

Está demostrado, debido a los avances en los estudios y nuevos medicamentos, que quienes padecen la enfermedad, solo con el tratamiento, tienen un mismo promedio de vida que otros sin VIH.

En esa parte es donde el Gobierno dominicano y las autoridades de la salud deben enfocarse.

Con presupuestos dignos estaremos dándoles una mayor esperanza de vida a muchos dominicanos afectados.