Jueves, 15 de noviembre, 2018 | 12:26 am

El Vaticano pide “asunción de responsabilidad” en los casos de abusos en EEUU

La nota oficial recalca que “la Santa Sede condena inequívocamente el abuso sexual de menores” y subraya que “las víctimas deben saber que el papa está de su parte".
La nota oficial recalca que “la Santa Sede condena inequívocamente el abuso sexual de menores” y subraya que “las víctimas deben saber que el papa está de su parte".


Ciudad del Vaticano.- La Santa Sede calificó hoy de “criminales” los abusos de sacerdotes a menores descritos en un informe de la Corte Suprema del estado de Pensilvania (EEUU) y consideró que “debería haber asunción de responsabilidad” por parte de los que los cometieron y de quienes los “permitieron”.

“Los abusos descritos en el informe son criminales y moralmente reprobables. Estos hechos han traicionado la confianza y han robado a las víctimas su dignidad y su fe”, declaró el director de la oficina de prensa de la Santa Sede, Greg Burke, en un comunicado.

“La Iglesia debe aprender duras lecciones de su pasado y debería haber asunción de responsabilidad tanto por parte de los abusadores como por parte de los que permitieron” los abusos, añade el texto.

La nota oficial recalca que “la Santa Sede condena inequívocamente el abuso sexual de menores” y subraya que “las víctimas deben saber que el papa está de su parte”.   “Aquellos que han sufrido son su prioridad y la Iglesia quiere escucharlos para erradicar este trágico horror que destruye la vida de los inocentes”, prosigue.

El portavoz del Vaticano señala que “ante el informe que se ha hecho público en Pensilvania esta semana, hay dos palabras que pueden expresar los sentimientos frente a estos horribles crímenes- vergüenza y dolor”.

Destaca que “la mayor parte del informe se refiere a abusos cometidos antes de los primeros años 2000” y que no se han encontrado “apenas casos después de 2002”, lo que demuestra “cómo las reformas hechas por la Iglesia Católica en Estados Unidos han reducido drásticamente la incidencia de los abusos cometidos por el clero”.

“La Santa Sede empuja a estar en constante reforma y vigilancia en todos los niveles de la Iglesia Católica, para garantizar la protección de los menores y de los adultos vulnerables. Subraya también la necesidad de obedecer a la legislación civil, incluida la obligación de denunciar los casos de abusos a menores”, dice el comunicado.

Finalmente, se indica que el papa Francisco “comprende bien cuánto pueden sacudir la fe y el ánimo de los creyentes estos crímenes y reitera el llamamiento a hacer todos los esfuerzos posibles para crear un ambiente seguro para los menores y los adultos vulnerables en la Iglesia y en toda la sociedad”.

Estas declaraciones se producen después de que la Corte Suprema del estado de Pensilvania publicara hoy un informe de un gran jurado que documenta 300 supuestos casos de “sacerdotes depredadores” sexuales en seis diócesis, tras investigar denuncias de abusos de menores.

El jurado explicó en el documento, que consta de 1.356 páginas, que ha identificado a unos 1.000 menores que han sido víctimas, algunos de ellos varones, aunque también hay chicas, y entre los que hay adolescentes y muchos preadolescentes.

En el informe, el jurado criticó que todos los casos fueron dejados de lado por la jerarquía católica, “que prefirió proteger a los abusadores y a la institución, sobre todo”.