X

El trabajo y formación fueron fundamentales para director de Policía

SANTO DOMINGO.-Desde temprana edad Ney Aldrin Bautista Almonte encontró en el trabajo y la educación el camino más idóneo para alcanzar sus objetivos.

Nacido en la provincia de Santiago de los Caballeros en el seno de una familia policial, el actual director de la institución tuvo a su padre como principal motivación para alistarse en sus filas, además de que sus tíos, en total seis, también eran miembros.

“Desde que tengo uso de razón he sido Policía. A la edad de diez años me ponía el uniforme de mi papá, quien estuvo de servicio por 39 años y quería ser como él”, recordó.

A la edad de 14 años, Bautista Almonte laboró como varillero en una construcción próxima a su residencia a escondidas de su padre, Adriano Bautista Espaillat, quien en ese entonces era coronel de la Policía.

“A pesar de que mi padre se oponía a que sus hijos sean policías, yo y mis tres hermanos ingresamos”, indicó.
Con tan solo 16 años Ney Aldrin se graduó con honores de bachiller en el colegio San Antonio de Paula del sector Los Alcarrizos, para luego ingresar como recluta a las filas de la institución del orden a los 21 años.

Sin embargo, nunca abandonó sus estudios universitarios y logró egresar como Ingeniero en Sistemas y Computación de la Universidad O & M en 1991, y años más tarde obtuvo el título en Derecho de la Universidad Tecnológica de Santiago (Utesa).

Su mayor experiencia

Con 27 años ininterrumpidos en el servicio policial, el director de la uniformada describe como su mayor experiencia la formación obtenida fuera del país a través de la Policía, asegurando que lo mejor ha sido poder compartirla con los subalternos que ha dirigido.

“Muy joven, siendo teniente, estudié investigación criminal, y me creía un Sherlock Holmes, y luego hice el curso de instructor sobre esta especialidad. Obtuve mucha experiencia, buena y también mala”, manifestó.

Bautista Almonte destacó que desde la dirección general trabaja para que los agentes que son capacitados en el extranjero permanezcan laborando en las aéreas en las que se han especializado y no corran con la suerte que le tocó, ya que luego de varias especialidades fue enviado como custodio a la cárcel de La Victoria, donde permeneció por un año.

“Nosotros formamos a los agentes, pero a la vez se van poniendo apetecibles para el sector privado y es muy difícil retenerlos. Quien se especializa en una área debe hacer carrera en ella”, señaló.

Su aporte

Resaltó que su mayor aporte dentro de la institución ha sido compartir los conocimientos que le ha dado la Policía, ofreciendo clases a los reclutas, cadetes y oficiales de alta jerarquía en los diferentes recintos que pertenecen al Instituto de Formación Policial.

El director de la Policía explicó que permanecerá al frente de la uniformada por un periodo de dos años como establece su ley organiza, por lo que aseguró que ya tiene previsto escribir un libro sobre sus experiencias como investigador de crímenes al momento de su retiro.

100 Agentes de la Policía.
Son enviados cada año por la institución a recibir capacitación en el extranjero.

Este website usa cookies.