Sábado, 10 de noviembre, 2018 | 8:36 pm

El tiempo de espera para una residencia de Estados Unidos



El tiempo de espera para una residencia de Estados Unidos varía en meses o años y está establecido por categorías.

Éstas se definen dependiendo de si el peticionario es ciudadano estadounidense o residente legal permanente y su relación con el familiar al cual le hará la petición.

La categoría principal y que no es sometida a una fecha de prioridad, pertenece a cónyuges, padres e hijos solteros menores de 21 años de ciudadanos estadounidenses.

Estas peticiones pueden realizarse en el lugar de residencia del ciudadano o en Estados Unidos y tardan entre 2 y 12 meses.

En República Dominicana, un ciudadano estadounidense que resida en el país puede hacer la petición para sus familiares directos en el Consulado de Estados Unidos y el proceso tarda 2 meses. Si es en Estados Unidos tardará aproximadamente 12 meses; no por un asunto de cambio de categoría, sino administrativo, por la cantidad de casos que se manejan.

Los residentes pueden hacer la petición desde Estados Unidos para sus cónyuges e hijos solteros menores de 21 años y tarda entre 20 y 24 meses.

Ciudadanos y residentes también pueden pedir sus hijos solteros mayores de 21 años, con una espera aproximada de 6 años.

Para el caso de hijos casados o hermanos, solo los ciudadanos estadounidenses pueden hacer estas peticiones y las mismas tardan entre 10 y 12 años para el caso de hijos casados y de 12 a 14 años para los hermanos.

Mientras esperan la residencia, quienes tienen visa de turista vigente pueden entrar y salir de Estados Unidos, siempre y cuando el tiempo de la visita no sea mayor de 21 a 28 días e incluso pueden renovar la visa durante el proceso.

La espera en la mayoría de las categorías es considerable; nuestra recomendación es que, si usted está pedido o lo tiene en planes, siga desarrollando sus actividades profesionales, de estudios o negocios de manera regular.

Las oportunidades son aquí y ahora. Cuando usted tenga su residencia en las manos será otra cosa.

Publicidad