Miércoles, 12 de diciembre, 2018 | 3:55 am

El seguimiento para fortalecer los acuerdos



La mediación como disciplina tiene como base la conversación entre las partes con la cual se realizan los acuerdos o desacuerdo entre las personas participantes. Un buen acuerdo implica que las partes se comprometen a cumplir lo acordado, ya que este se construyo desde sus mismas perspectivas y sus realidades.

El seguimiento de un acuerdo es una herramienta básica e importante para hacer realidad los puntos planteados en el documento firmado por cada participante y donde la persona mediadora lo utiliza como medio de verificación de la mediación.

En realidad el seguimiento es usado siempre en casos en donde los puntos son varios y que lo acordado requiere del Centro de Mediación y de la persona mediadora, rastree vía telefónica o presencial lo que ha ocurrido con las responsabilidades de cada uno de las personas participantes en el proceso de mediación.

Dar seguimiento desde la firma del acuerdo, desde el cual ya inician las responsabilidades y a concretizarse los compromisos de las partes, luego de estos agotar una o varias sesiones de múltiples horas de trabajo de la persona mediadora.

Implicando a todas las partes y si lo hubiese, a los profesionales de derecho, en el seguimiento ningún actor es secundario, todos son trascendentales para cumplir a cabalidad con los puntos consensuados en la mediación.

Tipos de seguimiento

  1. a)Seguimiento decidido por las mismas partes
  2. b)Seguimiento por la persona mediadora
  3. c)Seguimiento por el Centro de Mediación

El seguimiento decidido por las partes es aquel en donde ellas como responsable del cumplimiento de lo acordado, han decidido fijarle fecha de cumplimiento. Este podría abarcar uno o varios temas; dependiendo de la importancia que las personas les hayan asignado en el acuerdo. Como por ejemplo, en una herencia de varios hermanos, estos decidieron que les venderían su parte a uno de ellos. En el cual por no tener todo el dinero arribado por la tasación, este se comprometió en varias fechas entregarle en el Centro de Mediación su parte. Pero además, se requiere ellos documenten a la persona compradora, en la que es primordial la participación de la notaría de esos documentos.

En el referente al seguimiento por la persona mediadora, ofrece un rastreo al acuerdo con el objetivo de constatar si lo planteado en el documento de acuerdo, las personas participantes han cumplido lo pactado y a la vez comprobar la satisfacción de estos del proceso de mediación. Este en un formulario elaborado en un sistema informático con un número asignado del caso, informa sobre el resultado del seguimiento.

Mientras que el realizado por el Centro de Mediación coincide con el realizado por la persona mediadora; una de la diferencia entre uno y otro, es que este lo ejecuta la persona que dirige o administra de manera aleatoria; además, que el formulario contiene preguntas solo para la dirección del Centro. Con el cual verifica la profesionalidad de la persona mediadora y si las partes realmente están satisfechas del servicio recibido, entre otros aspectos a considerar.

 El seguimiento como estrategia de acercamiento con las personas participantes tiene como objetivo percibir desde este método, el cumplimiento o no de los puntos consensuados en la mediación. Asimismo, contactar como medio de verificación que la mediación resulto positiva tanto para la persona convocante como la convocada.

En contextos con otras experiencias en mediación y su práctica; en los países iberoamericano tienen como norma establecer mecanismos de seguimiento para detectar las ventajas y desventadas de esa técnica.

Pero además, el seguimiento es usado como forma de evaluar el trabajo de los centros de mediación y de su equipo de mediadores. Dando así muestra de mejorar el acceso a justicia a personas vulnerables.

Dar seguimiento a un caso implica además, mantener contacto con las personas permitiendo esa técnica fortalecer vinculo entre participantes y centros de mediación.

Claro no es lo mismo un seguimiento en caso de partición de bienes o sucesorales, ha aquellos en los cuales están involucrados personas menores de edad. Cada uno de ellos tiene sus propias características y contextos al momento de su abordaje.

Alexis Rafael Peña.

Publicidad