El poder del Escogido en el Quisqueya es de “película”

Algunos fanáticos de escarlatas se creen propietarios absolutos del play haciendo de las suyas

36-dep-64p01


Santo Domingo.-Eran las 3:58 de la tarde del domingo, a dos minutos de iniciarse el partido entre las AguilasCibaeñas y los Leones del Escogido, cuando “Baní”, un furibundo fanático del equipo rojo comenzó a repartir banderas a los seguidores del de la capital, como parte de los esfuerzos de animar a los jugadores e impulsarlos a un mejor desempeño en el terreno de juego.

La tarea la realizaba con evidente empeño, en medio de un potente sol que caía en esos momentos sobre el Estadio Quisqueya Juan Marichal. Y no era para menos, el Escogido había perdido seis juegos y apenas sumaba tres victorias en el Round Robin del Torneo de Beisbol de la República Dominicana.

“Baní” se movía rápidamente en procura de cumplir la encomienda de poner en manos de cada escogidita la bandera roja, entre las secciones nueve y 15, donde gran parte de los fanáticos que paga abonos. La zona está situada, justamente, detrás del dogaut de los Leones.

En busca de suerte

Cruz, la chica que vigila la entrada de las secciones nueve y diez; Jacqueline, la vendedora de gaseosas y bebidas alcohólicas; y más a lo lejos, Leo, uno de los camarógrafos de la transmisión, observaban las maniobras del fanático en busca de “suerte” durante partido dominical.

Silencio

La esperanza de los fanáticos rojos duró poco porque en la misma primera entrada las Aguilas anotaron carrera, como preludio de lo que sería la séptima derrota de los campeones nacionales.

Mientras que Angel Luis, un aguerrido fanático de los del Cibao, de 24 años de edad, no paraba en saltar de alegría. Sus hermanos Jorge Luis, de 25 años, y Hillary, de 16, también aguiluchos desde chiquititos, le llamaban constantemente a la atención debido a que notaban la molestia de los escogiditas.

No tardó mucho tiempo para que uno de los de la seguridad privada del play, con una corpulencia parecida a la del famoso policía “Masámbula”, quien era utilizado para atemorizar durante la conocida Era de los 12 Años del presidente Joaquín Balaguer; se puso a su lado con cara de pocos amigos.

Las boletas en los partidos del Escogido son superiores en precios que los demás equipos, a pesar de no es el equipo que más fanáticos lleva a los estadios.

Los dueños del play

Muchos fanáticos se quejan en el sentido de que los fanáticos del Escogido actúan como se tratase de los dueños del estadio debido a sus pretensiones de controlarlo todo, incluyendo la libertad de los demás de disfrutar sus victorias.

A algunos de los habitués en la pelota profesional criolla se les ha escuchado decir que el poder del Escogido en el Quisqueya es de “película”.

Este estadio fue inaugurado durante la dictadura de Rafael Leonidas Trujillo, y la característica más distintiva del diseño del estadio es un alto techo abovedado de tipo voladizo sobre la tribuna, en contraste con los estilos típicos de techos planos o ligeramente inclinados, o en forma de pico como una casa.

Este diseño permite al estadio tener un techo que cubre la mayor parte del área de los espectadores sin ningún tipo de columnas que bloqueen la vista hacia el terreno de juego.

Limitan las tradiciones

A las 7:05 cuando concluyó el partido con victoria para los aguiluchos, integrantes de “Team Leña”, un grupo de jóvenes que acostumbra a realizarse fotos grupales sobre los dogautsde los estadios, no pudo hacerlo esta vez debido al impedimento de la seguridad interna. Igual le pasó a los del “Coro Amarillo”, quienes vieron limitado su tradicional movilización en momentos en que las Aguilas están ganando.

La situación no es nueva. Jochy, quien personifica a la mascota “El Aguilita”, tiene “impedimento” de entrada al Quisqueya, a pesar a Rufo, la de los Leones le dicen en Santiago “welcometo Estadio Cibao”.

Ese comportamiento tiene su origen en marzo del año 2011 cuando el entonces presidente de la República, Leonel Fernández Reyna, mediante decreto, creó el Patronato de Administración y Mantenimiento del Estadio Quisqueya, otorgando el control a Licey y Escogido, equipos que actúan como sede del parque capitalino.

Silencio de la Liga

La Liga de Beisbol Profesional de la República Dominicana (LIDOM), nunca se ha pronunciado sobre la situación de los “dueños del play”, a pesar de que la misma es conocida entre los seguidores de la pelota invernal.

Mientras que ni los esfuerzos de “Baní” y ni el sensual baile de las chamas venezolanas que bailan sobre el dogautparece que impedirán que los campeones nacionales, los Leones dek Escogido, este año queden descalificados para ir a la final del torneo.

Publicidad
Publicidad