Lunes, 19 de noviembre, 2018 | 10:02 pm

El planeta grita: “No me agredas”

Bonetti pide preservar recursos a generaciones

La extracción de agregados y deforestación merma el  caudal  de los ríos.
La extracción de agregados y deforestación merma el caudal de los ríos.


Santo Domingo.-La Madre Naturaleza, hábitat de toda la diversidad, no está al margen de las agresiones a sabiendas de que “Dios puso al hombre en el Jardín del Edén para que lo cuidase y labrase”, del libro de Génesis 2:15.

Sin embargo, la humanidad está destruyendo esa “casa grande” que la acoge desde sus orígenes, mermando recursos vitales que garantizan la vida, entre los que figuran suelos, aguas, bosques y fauna.

Esos impactos negativos, como el corte y quema indiscriminada de árboles o el desplazamiento de estos para crear cultivos agrícolas con prácticas insostenibles, se revierten en su contra, por no dar un uso racional a esos recursos, según Eduardo Cipión Familia, ingeniero agroforestal.

Para Cipión, coordinador técnico del Componente de Reforestación y Conservación de los Proyectos Agroforestales del Ministerio de Medio Ambiente, el peor de los efectos es que la pérdida de vegetación y ecosistemas impiden producir frutos, regular el aire, almacenar agua y otros beneficios que sustentan la vida.

 La quema y corte indiscriminado contribuye a desaparecer los bosques y con esto  se pierde el agua.

La quema y corte indiscriminado contribuye a desaparecer los bosques y con esto se pierde el agua.

Como parte de ese accionar, dijo, se afectan las cuencas altas hidrográficas, limitando la posibilidad de mantener los caudales; al quitarles la corteza a los árboles se les reduce la protección ante los incendios y generan plagas.

Desaparecen ríos

En el caso de la extracción de agregados en los ríos, el agua se infiltra y estos desaparecen, aparte de favorecer los desbordamientos que afectan a comunidades.

“La ambición de lucro, las necesidades y el desconocimiento de las funciones de los recursos inciden en que el hombre termine deñándolos”, externó.

Proclama

A propósito del malestar y en el marco del Día Internacional de la No Violencia contra la Mujer, el ministro de Medio Ambiente, Francisco Domínguez Brito lanzó la proclama “No me agredas”, que insta a cambiar los paradigmas que vinculan al hombre/mujer y a estos con la Madre Naturaleza, basado en un sistema de valores de propiedad.

“Del mismo modo en que un hombre se convierte en verdugo para golpear a una dama, así mismo la Madre Naturaleza está siendo despojada y maltratada por nosotros, a pesar de que de ella obtenemos alimentos, medicamentos, oxígeno y otros elementos que precisan nuestros cuerpos para mantenerse con vida”, enfatizó el funcionario.

Clamor a voces

Al llamado se unieron la ministra de la Mujer, Janet Camilo, y Rosa Bonetti, presidenta de la Fundación Propagas, quienes clamaron en en el acto en el Jardin Botánico por un trato adecuado a la madre tierra.