El papa pide reformar catecismo respecto a la pena capital

En una ceremonia en el Vaticano, el pontífice reiteró su creencia de que la pena capital es "inadmisible" bajo cualquier circunstancia. Calificó ese castigo como violatorio del Evangelio y equivalente a la toma voluntaria de una vida humana, que "siempre es sagrada a los ojos del Creador".

El papa Francisco tras su audiencia semanal en la Plaza de San Pedro en el Vaticano el 11 de octubre del 2017. El papa dijo que el catequismo de la Iglesia católica se debe reformar para que establezca nuevas normas sobre la pena de muerte (Fabio Frustaci/ANSA via AP).
El papa Francisco tras su audiencia semanal en la Plaza de San Pedro en el Vaticano el 11 de octubre del 2017. El papa dijo que el catequismo de la Iglesia católica se debe reformar para que establezca nuevas normas sobre la pena de muerte (Fabio Frustaci/ANSA via AP).


CIUDAD DEL VATICANO.-El papa Francisco conmemoró el 25to aniversario de la publicación del catecismo de la Iglesia católica con una exhortación el miércoles a que sea reformado para que incluya nuevas directrices sobre la pena de muerte.

En una ceremonia en el Vaticano, el pontífice reiteró su creencia de que la pena capital es “inadmisible” bajo cualquier circunstancia. Calificó ese castigo como violatorio del Evangelio y equivalente a la toma voluntaria de una vida humana, que “siempre es sagrada a los ojos del Creador”.

El catecismo, publicado por el entonces papa Juan Pablo II con el fin de dar a los feligreses una guía de consulta fácil sobre la doctrina católica, no descarta recurrir a la pena de muerte.

El texto, aunque reconoce que la necesidad de la pena capital es infrecuente, “si no es que prácticamente inexistente”, afirma que es permisible si es la única manera de defender una vida humana ante “un agresor injusto”.

La pena capital está prohibida en la mayor parte de Europa y Sudamérica, pero sigue vigente en Estados Unidos y en varios países de Asia, África y el Medio Oriente.

Francisco reconoció que en el pasado incluso los estados papales permitían “este recurso extremo e inhumano”, pero afirmó que la Santa Sede había errado al permitir una mentalidad “más legalista que cristiana”.

Hizo notar que la doctrina católica puede evolucionar, y afirmó que el catecismo “debe hallar una manera más adecuada y coherente” para expresar el mensaje del Evangelio sobre el valor y la dignidad de toda vida humana.

“Es necesario repetir que no importa cuán grave haya sido el crimen, la pena de muerte es inadmisible porque ataca la dignidad inviolable de la persona”, señaló.

Francisco se ha caracterizado por defender los derechos de los presos. En casi todos los viajes al extranjero que ha realizado, ha ido a visitar a reos para darles palabras de solidaridad y esperanza.

Publicidad
Publicidad