Lunes, 10 de diciembre, 2018 | 12:52 pm

El “Nunca jamás”

luis-189


Aunque los límites a las repostulaciones y el consiguiente “nunca jamás” en Estados Unidos datan de finales de la primera mitad del siglo XX, este nunca ha sido un problema, pues los expresidentes son reliquias veneradas.

En Estados Unidos hay dos “nunca jamás” que coexisten: “nunca jamás se repostula” y “nunca jamás se les persigue”. Se ha aplicado incluso en el caso de un Richard Nixon que renunció luego de las abrumadoras pruebas en su contra por la comisión del delito de espionaje a sus adversarios políticos.

Esa, definitivamente, no es la realidad en América Latina, incluyendo nuestra tropical República Dominicana.
La práctica más cotidiana en el país es el “intentarlo por siempre”, principio que han acariciado hasta aquellos que estuvieron en la Presidencia y no tuvieron la oportunidad de volverlo a intentar.

Pero es que tampoco los expresidentes disfrutan de un retiro tranquilo. Entonces viene la pregunta de qué fue primero, si el huevo o la gallina. ¿Son molestados los expresidentes porque pueden volver? o ¿mantienen viva la posibilidad de volver para evitar ser molestados?

El único expresidente dominicano con ese impedimento fue Hipólito Mejía cuando salió del Poder en 2004, hasta que le fue levantado con la reforma constitucional de 2010. Fueron habilitados él y Leonel Fernández.

Hipólito no gobernó nunca con ese impedimento, pues antes de la reforma de 2002 podía volver con un período de por medio y a partir de ahí podía reelegirse en 2004 (aunque fracasó).

Leonel lo hizo por dos años (2008-2010) pero con la reforma de 2010 se abrió la posibilidad de intentar volver en 2016.

Ese, sin duda, será un tema importante en cualquier acuerdo interno en el PLD.