Sábado, 18 de agosto, 2018 | 5:49 am

El nuevo liderazgo



A propósito de los aspirantes a cargos en las próximas elecciones de 2020 y del fortalecimiento institucional a nivel estatal, empresarial, eclesial y cultural, es oportuno hablar del liderazgo que demanda la realidad cambiante y apabullante de estos tiempos.

Están superados los paradigmas de líderes demagógicos, los basados en señorío de la guerra, en el caudillismo, los autocráticos y totalitarios y los liderazgos territoriales que creen que el poder es su herencia o derecho de propiedad.

El liderazgo de antaño está rancio y en decadencia. En lo político, la lucha contra la corrupción está sepultando al líder maquiavélico cuyo objetivo es usar el poder para manipular y perpetuarse en él.

En el ámbito empresarial, el modelo de líder codicioso e inescrupuloso que solo se enfocaba en la maximización de beneficios a costa de propios clientes y del medio ambiente también está agonizando.

En el plano cultural y artístico, el acoso sexual está señalando con el dedo a los líderes que por años crearon leyenda. Ya hasta el admirado Morgan Freeman bajó del pedestal y los libros de Junot Díaz, nuestro ilustre premio Pulitzer 2008, han sido sacados de muchas librerías por denuncias de acoso.

En lo eclesial, el caso de la renuncia generalizada de los obispos chilenos colmó la gota del vaso dejando claro el mensaje de que el abuso de poder puede encubrir los más abominables pecados.

No hay vuelta atrás. El narcicismo, el culto a la personalidad, la fantochería, el despotismo y la inconsistencia ya no pueden definir el liderazgo.

Como dice el filósofo Nicanor Ursúa, y otros tantos, el nuevo liderazgo de estos tiempos tiene que infundir visión, motivar e inspirar, crear cambio e innovación, estimular esfuerzo, crear adhesión, resolver problemas, no crearlos, dar poder a los otros y centrarse en el interés en los demás.

Ese líder que requieren estos tiempos es humilde, integra, cohesiona y hace ser y hacer. Y, como dice Lao Tse, ese “líder es mejor cuando la gente apenas sabe que existe; cuando su trabajo está hecho y su meta cumplida, ellos dirán: Lo hicimos nosotros”.

Publicidad