Miércoles, 17 de octubre, 2018 | 8:38 am

El Metro y su servicio



La historia de la recomposición del transporte de pasajeros en el Distrito Nacional tiene un antes y un después en el presente siglo.

Esa historia se reescribió con la entrada en operaciones del Metro; y luego con la extensión de su servicio, a través de la segunda línea, pero que todavía opera con varias limitaciones.

Vamos a hacer un ejercicio con tres de ellas.

Primero: la demanda desborda la capacidad de transporte diario del servicio desde la primera hasta la última estación.

Dos: hay estaciones y estructuras que no están en servicio, debido a una serie de procedimientos administrativos, y quizás burocráticos, que no avanzan debido a una voluntad superior.

Tres: hay estructuras colaterales, como el teleférico, que todavía no entran en funcionamiento, pero que a la hora de ser usadas facilitarían el traslado de pasajeros, ya que complementarían la oferta de movilidad local.

Los módulos del teleférico movilizarán a 287 mil 432 personas, y abarcarán los sectores Gualey, Los Guandules, ensanche Espaillat, 24 de Abril, María Auxiliadora y Domingo Savio en el Distrito Nacional.

Así como los Jardines del Ozama, Las Lilas, Los Tres Brazos en Santo Domingo Este; Sabana Perdida Centro, Sabana Perdida Norte, Los Palmares, Bello Amanecer, Brisa del Este, Brisa de los Palmares, La Javilla, La Victoria, Salomé Ureña, Villa Blanca y Cerros del Paraíso en Santo Domingo Norte.

En ese orden, bienvenido sea el apoyo de Francia con un préstamo blando para la extensión de la línea dos del Metro. Una etapa capital y que de seguro abrirá las puertas para seguir ampliando un servicio totalmente indispensable para Santo Domingo.