Martes, 23 de octubre, 2018 | 10:20 am

El gobierno debe ir en auxilio



De manera muy recurrente se escucha esta frase en distintos sectores y comunidades del país. Sobre todo cuando una situación económica o social extrema escapa a la capacidad local de respuesta.

Analizando esta frase de manera objetiva vemos que no se trata de un pedido simple. Ya que si el gobierno se embarca, como ocasionalmente lo hace, en “ir en auxilio” de una causa social o económica de las tantas que le solicitan a diario, tendría que incurrir en una cuantiosa inversión presupuestaria.

Este tipo de pedido lo hacen, por lo general, sectores y comunidades luego de la aprobación por parte del Congreso Nacional de la Ley de Presupuesto General.

De manera que cualquier “auxilio” del Gobierno no estará contemplado en la planificación del Estado; y tampoco figurará en ninguna partida de esta pieza.

En consecuencia se tomará la suma de dinero para dicho “auxilio” de los impuestos que pagan los contribuyentes.
El apoyo, llamado de forma equívoca “auxilio”, y que se le pide al gobierno de manera directa, entra en una dinámica de improvisación y se refleja de manera indirecta en una carga más a los tantos impuestos que aportan los ciudadanos a las arcas del Estado.

Práctica que a su vez incide en el impresionante volumen de endeudamiento que arrastra el gobierno de uno a otro año.

La fórmula de una estricta planificación estatal ayudaría en mucho a la hora de dar curso a estos constantes pedidos de “auxilio”.