Domingo, 23 de septiembre, 2018 | 3:33 pm

El dilema del padre Rogelio

luis-127


El hoy extrovertido y rebelde padre Rogelio Cruz ha sido salesiano por casi toda una vida, pero no siempre fue como es hoy.

En su principio, cuando era seminarista o iniciaba como sacerdote salesiano era algo introvertido, pero siempre muy animoso.

El carácter que ahora exhibe fue moldeándose con el tiempo. Como joven sacerdote llegó al barrio de Cristo Rey como encargado del oratorio y de la pastoral juvenil de la parroquia con el mismo nombre. En ese entonces la voz cantante en la acción social del barrio la llevaba monseñor Antonio Camilo, de la parroquia San Pablo Apóstol, del sector “La 40”.

El vacío que dejó en el barrio la salida de Camilo cuando fue nombrado obispo de La Vega lo llenó el padre Rogelio, quien formó con el doctor Antonio Cruz Jiminián (Antonito) un dueto de filantropía que se conoció a nivel nacional.
La resonancia del padre Rogelio fue en aumento.

De manera simultánea fueron creciendo sus diferencias con los superiores de su congregación, al punto de que ya en el pasado fue suspendido por dos años al negarse ir a España por un año.

Hoy vive un trance similar al negarse a ir a Colombia a un curso de tres meses, como han dispuesto sus superiores.
En su condición de religioso el padre Rogelio hizo votos de obediencia, junto con los de castidad y pobreza.

Él sabe que desobedecer nueva vez una disposición de sus superiores lo coloca con un pie fuera de la congregación en la que se ha desenvuelto la mayor parte de su vida.