Domingo, 17 de junio, 2018 | 4:14 am

El crecimiento laboral puede hacer temblar una relación de pareja

Realidad. Muchos se niegan a aceptar que la razón de los conflictos es el éxito del otro. Esencia. La pareja son dos personas que trabajan para principal proyecto: el matrimonio.

En un matrimonio, los dos avanzan cuando ambos  se esfuerzan en sus respectivas esferas de trabajo.
En un matrimonio, los dos avanzan cuando ambos se esfuerzan en sus respectivas esferas de trabajo.


SANTO DOMINGO.-“Con tristeza observamos que muchas relaciones de pareja se tambalean por el crecimiento personal o profesional de uno de los dos”, así lo afirma la psicóloga de Profamilia Marina Orbe, al referirse a las situaciones que están enfrentando los matrimonios en la actualidad.

Indica que son muchas las parejas que llegan a consulta por conflictos que no saben dónde se originaron, pero que luego de terapia y una gran dosis de sinceridad logran descubrir y trabajar esas fallas.

“En ocasiones, la mujer se siente menos porque su pareja avanzó y ella no pudo lograrlo por quedarse cuidando los hijos o porque decidió apoyar a su pareja, y hombres que sienten cierta envidia y recelo de que a la esposa le haya ido mejor que a él, sobre todo si, cuando iniciaron, él se vía con mejores posibilidades económicas que ella”.

Al no saber manejar esta situación y no evocar en voz alta sus preocupaciones y sentimientos, simplemente los acumulan y esta sensación negativa acaba traduciéndose en un profundo resentimiento entre ambos.

La especialista recuerda que se debe tener mucho cuidado, ya que la pareja son dos personas que hacen equipo para echar adelante su principal proyecto, que es su matrimonio, su familia.

Recomendaciones

* No centrar el éxito de la relación en el poder adquisitivo que desean lograr, pues al centrar toda la atención en adquirir bienes, lucir hermosos, lograr estatus social y mostrar al mundo lo bien que les va, solo están sembrando insatisfacciones.

* Entre ambos, no debe existir el sentimiento de superioridad. Estas actitudes son muy peligrosas y las personas no las toleran durante mucho tiempo. pues buscarán quién las haga sentir cómodas y no juzgadas.

*Recordar siempre que son un equipo, no competencia. Si alguno en la pareja tiene éxito en un campo, progresa y avanza, no hay razón por la que la otra parte deba sentirse menos. En un matrimonio los dos avanzan cuando los dos se esfuerzan en sus esferas.

* Hacer cosas juntos que les den sentido y significado. Propongan metas comunes que les satisfagan, que les llenen de energía y compromiso para luego cada uno enfrentar sus propios desafíos.

* Trabajar juntos, que la envidia y el egoísmo no encuentren espacio. Cada uno debe preocuparse por el crecimiento personal, profesional y laboral del otro.

* Tener buena comunicación que les permita la retroalimentación. Conversen de todo, especialmente de cómo se ven el uno y el otro dentro de determinado tiempo. Hágale saber a su pareja lo importante que es para usted.

Señales que alertan sobre el problema

Cuando la pareja no expresa lo que siente suele acumular sentimientos de ira o rabia.

Y es ahí donde comienza el viacrucis, que puede ir desde insultos, burlas, descalificaciones y críticas constantes.

Al pasarle factura por sus éxitos y logros, no se da cuenta de que la crítica no es más que envidia disfrazada. Si la pareja no busca ayuda, ambos estarán condenados al fracaso y la separación.