El circo se está vaciando

luis-56


La Procuraduría General de la República ha hecho un gran esfuerzo para convencer a la mayoría de la población que el caso de los admitidos sobornos de Odebrecht ha sido llevado de manera correcta, pero no ha logrado gran cosa.

Los aportes locales al expediente no se han distinguido y se ha sustentado en unas delaciones hechas en Brasil, que podrían reducir el caso a un “tu palabra contra la mía”.

Las investigaciones locales sobre unos sobornos admitidos por la empresa que lo concedió no han arrojado muchos resultados, fortaleciendo la sensación de fragilidad del proceso y dando razones para temer que todo termine siendo una simple puesta en escena judicial sin que agite la espada de Temis sobre el cuello de los culpables.

Del proceso judicial dominicano fueron excluidos los ejecutivos de la constructora brasileña como consecuencia de un acuerdo que sólo ha aportado lo que ya las autoridades brasileñas tenían.

En tal sentido, las ansias de justicia en República Dominicana solo podrían ser saciadas por los cómplices locales.

El circo se está vaciando, porque los leones no tienen con quien hacer su acto.

Publicidad
Publicidad