Lunes, 13 de agosto, 2018 | 4:25 am

EE.UU. considera China y Rusia representan mayor amenaza que el terrorismo

Con estas palabras Mattis certificó que, después de 16 años de lucha, el gran enemigo a batir ya no será principalmente el terrorismo islamista que aún resiste en zonas de Oriente Medio y África, sino aquellos países que, de manera más o menos abierta, osan amenazar la hegemonía estadounidense.

El secretario estadounidense de Defensa,  James Mattis, habla sobre la estrategia de defensa del país en Washington, viernes 19 de enero de 2018. Dijo que China y Rusia son prioridades por encima del terrorismo. (AP Foto/Jacquelyn Martin)
El secretario estadounidense de Defensa, James Mattis, habla sobre la estrategia de defensa del país en Washington, viernes 19 de enero de 2018. Dijo que China y Rusia son prioridades por encima del terrorismo. (AP Foto/Jacquelyn Martin)


Washington.- El Gobierno de Estados Unidos envió hoy al Congreso su nueva Estrategia de Defensa Nacional (NDS, por sus siglas en inglés), la primera en los últimos diez años, que pone el foco en “la competición entre grandes poderes” y deja en segundo plano la llamada Guerra contra el Terror.

“Mantendremos nuestra campaña contra los terroristas, pero la competición entre grandes poderes -no el terrorismo- será ahora el principal objetivo de la seguridad nacional estadounidense”, anunció el secretario de Defensa, James Mattis, durante la presentación oficial de la NDS en Washington.

Con estas palabras Mattis certificó que, después de 16 años de lucha, el gran enemigo a batir ya no será principalmente el terrorismo islamista que aún resiste en zonas de Oriente Medio y África, sino aquellos países que, de manera más o menos abierta, osan amenazar la hegemonía estadounidense.   

“La evidencia sugiere que no supone el fin de la Guerra contra el Terror (…), sino que mantendrá operaciones a pequeña escala en lugares como Siria, Irak, Yemen, Libia y Afganistán”, explicó a Efe el teniente coronel Daniel Davis, actualmente retirado tras 21 años de servicio activo durante los cuales combatió en Oriente Medio.

En realidad, esta nueva postura concuerda perfectamente con la filosofía adoptada por el Departamento de Defensa desde que Donald Trump asumió la Presidencia de EE.UU. el 20 de enero de 2017.

Desde su llegada a la Casa Blanca, el comandante en jefe abogó por una paulatina retirada de tropas de lugares tan remotos como Afganistán, Siria e Irak.

En esos países, según datos del Pentágono obtenidos por Efe, han fallecido 6.930 militares estadounidenses desde que en 2001 el entonces presidente, George W. Bush (2001-2009), declarará la guerra al yihadismo tras los históricos atentados del 11 de septiembre de ese año contra el país norteamericano.

Por este motivo, en los últimos meses la Administración de Trump viene haciendo énfasis en la necesidad de formar a las fuerzas de seguridad locales de esos países para no tener que destinar soldados estadounidenses “por millares” a estos conflictos, como explicó en octubre el jefe de gabinete de la Casa Blanca, John Kelly.

La llamada Guerra del Terror, que responde a la filosofía de que la mejor defensa es un buen ataque, ha tenido como objetivo el proteger los intereses nacionales mediante la captura de yihadistas que amenazaban el estilo de vida occidental desde lejanos escondrijos.

Sin embargo, a día de hoy, la mayor amenaza no procede de grupos terroristas que buscan cobijo en países que no comulgan con estos valores, sino que viene de naciones que pretenden “crear un mundo consistente con sus modelos autoritarios”, apuntó Mattis.

La presentación de esta nueva estrategia deja claro que este enfoque tiene como objetivo advertir a países como Rusia y China de que EE.UU. no piensa ceder su actual hegemonía mundial, y a naciones como Corea del Norte e Irán de que sus aspiraciones nucleares serán contestadas con firmeza.

A lo largo del último año muchos especialistas han señalado a Rusia y China como amenazas reales a los intereses estadounidenses, pero sólo en el terreno del liderazgo mundial.   

La creciente influencia del presidente ruso, Vladimir Putin, en Siria y de su homólogo chino, Xi Jinping en Corea del Norte, parecían una reacción lógica a la voluntad de Trump de centrar su presidencia en asuntos nacionales, tal y como pone de manifiesto su ya manido eslogan electoral- “Estados Unidos, primero”.

“Creo que no es necesario ni sabio designar a Rusia y China como adversarios dentro de nuestra estrategia militar”, criticó Davis, quien se preguntó “cuál será la reacción de Pekín y de Moscú a este documento” en el que se expone la creencia de la Casa Blanca de que un conflicto con estos países es una “posibilidad real”.

Resulta incuestionable, sin embargo, que la escalada nuclear promovida por Teherán y Pyongyang supone un reto para un país que en 2011 firmó el Tratado de Reducción de Armas Estratégicas (New START) y que, consecuentemente, apostó por reducir su arsenal atómico.

“Modernizaremos nuestras habilidades clave, reconociendo que no se puede esperar el éxito en las batallas del mañana luchando con las armas del ayer”, dijo hoy un Mattis consciente del escaso poder de disuasión de una capacidad bélica “erosionada”.

Desde los tiempos de la Guerra Fría, EE.UU. basó su defensa ante un posible ataque con armamento no convencional en la llamada Triada Nuclear, compuesta por bombarderos estratégicos, submarinos nucleares y misiles balísticos intercontinentales, pero que a día de hoy cuentan todos ellos con décadas de antigüedad.

“Si la disuasión falla, debemos ganar”, concluyó el jefe del Pentágono.