Lunes, 24 de septiembre, 2018 | 12:10 am

Domínguez Brito: “República Dominicana necesita un paso adelante”

Proyecto. El precandidato presidencial del PLD inauguró ayer su oficina política.

Domínguez Brito recibió el apoyo de peledeístas.
Domínguez Brito recibió el apoyo de peledeístas.


SANTO DOMINGO.-El precandidato presidencial del Partido de la Liberación Dominicana (PLD) Francisco Domínguez Brito inauguró ayer su oficina política, en cuyo acto comenzó a ofrecer detalles de su programa de gobierno, el cual está basado en el fortalecimiento de los logros obtenidos por las gestiones del presidente Danilo Medina.

La nueva oficina que acogerá el proyecto político de Domínguez Brito está ubicada en la avenida Abraham Lincoln, en el ensanche Serrallés, del Distrito Nacional.

Desde allí desarrollará sus actividades políticas.

Detalles del proyecto

En la inauguración del local Domínguez Brito inició su discurso resaltando las políticas de desarrollo que impulsa el presidente Medina y bajo el lema un “próximo paso adelante” consideró necesario combatir la pobreza a través de la generación de nuevos empleos.

“Necesitamos mano firme para enmendar errores y profundizar los cambios, consolidar las alianzas público-privadas para superar los desafíos del presente y conquistar el futuro que podemos alcanzar y que nos merecemos como país”, especificó.

Agregó que en una gestión suya priorizará la innovación y la promoción y protección de los nuevos emprendedores, además de continuar fortaleciendo a las pequeñas y medianas empresas (pymes).

Dijo que en el sector económico también fomentará la diversificación de “nuestra producción, incrementando la productividad, reduciendo su vulnerabilidad con mayor integración de cadenas internas de valor”.

El dirigente político agregó que se necesita un “próximo paso adelante” que priorice la seguridad ciudadana, para construir “una sociedad más segura, con manos firmes”.

—— Corrupción
Francisco Domínguez Brito consideró que para enfrentar la corrupción el país necesita establecer un régimen de consecuencia, para que los que cometan delitos, “sea de cuello blanco o de calle”, paguen por sus acciones.