Miércoles, 19 de septiembre, 2018 | 12:47 pm

Dolor y problemas al orinar alertan sobre fimosis

Dificultad. Provoca imposibilidad de retraer el prepucio y compromete la higiene y relaciones sexuales. Enfermedad. Una de las más comunes que afectan pene en niños y adultos

El tratamiento quirúrgico, conocido como  circuncisión o extirpación del prepucio,  se practica en adultos y niños.
El tratamiento quirúrgico, conocido como circuncisión o extirpación del prepucio, se practica en adultos y niños.


SANTO DOMINGO.-Desde el nacimiento del bebé, a los padres se les instruye sobre una serie de ejercicios al momento del baño que pueden evitar la fimosis.

De acuerdo al doctor Gino Cuello Guzmán, especialista de primer grado en Urología de la Clínica Profamilia Rosa Cisneros, la fimosis ocurre a menudo en los niños, pero también puede afectar a adultos.

Explica: “La fimosis es una de las enfermedades más comunes que afectan el pene y se trata de una afección de la piel que lo recubre, provocando una imposibilidad de retraer el prepucio y dificultando descubrir el glande”.

Como consecuencia, indica el especialista, se ve comprometida la higiene, la micción y las relaciones sexuales del hombre. Afirma que diversas son las causas de este problema y en casi todos los casos tiene solución.

Sobre los síntomas de la fimosis, el urólogo explica que la alerta puede llegar cuando el glande no se muestra de forma parcial o completa, se presenta dolor durante las erecciones, aparición -con frecuencia- de residuos blanquecinos alrededor del glande y molestias para orinar y ardor o secreción en el pene.

El especialista recomienda, en el caso de notar varios de estos síntomas, acudir lo más rápido posible a consulta de un especialista para realizar una exploración de la zona y dar solución cuanto antes.

Tipos de tratamientos

Cuello Guzmán explica que hay dos tipos de tratamiento, siendo la primera opción del médico la que se utiliza en las etapas iniciales, la indicación de cremas de corticoides, donde un elevado número de casos pueden solucionarse sin necesidad de otro tipo de acción.

Mientras que el tratamiento quirúrgico, conocido como circuncisión, que se practica en adultos y niños, consiste en la extirpación de la parte del prepucio que impide que el glande se quede al descubierto.

Es una intervención generalmente sencilla, que puede ser ambulatoria y con anestesia local.

—1— Complicación
La más común y grave es la parafimosis, inflamación del glande: el prepucio se retrae y no puede regresar a su posición normal.
—2— Recomendación
Ejercicios en el bebé son esenciales para evitar males mayores.

Ventana abierta a enfermedades sexuales

Otro riesgo de la fimosis es el aumento de las posibilidades de una enfermedad de transmisión sexual, el riesgo de cáncer de pene; la balanitis, que es la inflación del glande debido a la falta de la higiene apropiada e infecciones de orina, además de molestias en las relaciones sexuales.