Domingo, 11 de noviembre, 2018 | 4:17 am

División y feminización del escenario político en Estados Unidos



Las elecciones legislativas en Estados Unidos celebradas este martes 7 de noviembre, definitivamente han cambiado el escenario político estadounidense, además han servido para medir la valoración que tiene la ciudadanía sobre el Gobierno de Donald Trump, o lo que llamamos una especie de “referendum” sobre su presidencia.      

A pesar de no cumplirse la llamada “ola azul” que se esperaba el Partido Demócrata, han logrado retomar el control de la Cámara de Representantes, escena que modifica el panorama político desde dos perspectivas, y pone en jaque al presidente Donald Trump, quien por un lado, con la Cámara dividida, a partir de ahora lo tendrá más difícil para gobernar. Desde la otra perspectiva se encuentra el Partido Republicano de Trump que mantiene y amplía su poder en el Senado.

El empoderamiento de la mujer durante la campaña es otro aspecto de los comicios digno de resaltar, en el que una cifra histórica de mujeres (276) participaron como candidatas en el proceso en las dos Cámaras, acción que dio como resultado 103 representantes y senadoras elegidas. Asimismo el activismo y la participación de las mujeres en las urnas ha jugado un papel importante, motivadas en gran parte por los pronunciamientos, el comportamiento machista, y las políticas públicas de Trump, y el auge del movimiento feminista #MeToo, iniciado en las redes sociales para denunciar agresiones y acosos sexuales, etc.

Si bien es cierto que la feminización de la política va más allá de la mera representación parlamentaria, nos resulta satisfactorio reconocer que gracias a la nueva feminización de la política estadounidense, hoy podemos decir que dos mujeres musulmanas: Rashida Tlaib y Ilhan Omar, ocuparan escaños por primera vez en el Congreso, que Ayanna Pressley se convierte en la primera legisladora negra en representar Maassachusetts, o caso como el de Alexandra Ocasio-Cortez de origen latino, que será la congresista más joven en la historia de ese país, asimismo Sharice Davids y Deb Haaland pasan a la historia como las dos primeras mujeres indígenas electas al Congreso, entre otros casos.

Aprovechamos este artículo para felicitar a la diáspora dominicana reelegida en estas elecciones de medio término, nos referimos a la reelección del congresista Adriano Espaillat, y a los asambleístas estatales Carmen de la Rosa y Víctor Pichardo.  

Para finalizar, vemos que con el escenario político antes descrito, es obvio que independientemente de que los republicanos tengan el control del Senado, los resultados de estas elecciones legislativas obligaran a Trump a tener que negociar con los demócratas en la Cámara de Representantes, lo que pone a fin a la famosa “era de Trump”.  

Publicidad