Diógenes apaga la lámpara

luis-58


Diógenes no dejó a la posteridad ningún escrito, sin embargo ha trascendido como uno de los filósofos importantes de la antigua Grecia.

Se le recuerda por sus anécdotas y excentricidades, las cuales no impidieron que sus contemporáneos le profesaran un gran respeto.

Diógenes, el hijo de un hombre que acuñaba monedas falsas, sufrió una transformación en su vida para asumir la pobreza extrema como una virtud.

Eso le permitía burlarse de quienes en su tiempo tenían lo material como centro de su accionar.

Se dice que vivía en un barril solo con un manto, un bulto y su báculo, despreciando cualquier manifestación de poder o tener material.

Una de sus anécdotas más conocidas fue cuando salió a plena luz del día con una lámpara encendida buscando un hombre honesto.

Murió sin encontrarlo.

Esa misma lámpara tendrá que ser utilizada, y de seguro que con el mismo resultado, para buscar en la actualidad un abogado constitucionalista que emita una opinión desinteresada con relación a cualquier disputa entre Danilo Medina y Leonel Fernández.

Pero tampoco hay quien lleve la lámpara con el mismo desprecio al poder y los teneres que tuvo Diógenes, quien sin duda preferiría apagar la lámpara y darse por vencido.

Publicidad
Publicidad