Día Mundial de África



Como muchos de ustedes saben, el 25 de mayo de cada año se conmemora el Día de África, para evocar las maravillas que fueron los reinos de la África ancestral, a los que debemos dispensar nuestra solidaridad y luchar para erradicar el colonialismo.

El año pasado la celebración fue a favor de “los derechos humanos, con especial atención a los derechos de la mujer”, y este año es para favorecer el multiculturalismo regional africano.

En estos mismos momentos, la Europa que motorizó el reparto de África colonial enfrenta serios retos con la inmigración africana.

¿Cómo debemos conmemorar el Día Mundial de África? En “El africano”, obra sencilla y escueta, Jean-Marie Gustave Le Clézio tuvo un reencuentro con África; su padre fue médico en Nigeria; la Academia sueca, al otorgarle el Nobel de Literatura, argumentó que fue por ser “el escritor de la ruptura, de la aventura poética y de la sensualidad extasiada, investigador de una humanidad fuera y debajo de la civilización reinante”.

Ayer, al asistir a la acto de conmemoración por el Día Mundial de África, en la Universidad Católica Santo Domingo (UCSD), encontré en la persona responsable del evento la respuesta a esta interrogante.

Pude escuchar a la doctora Celsa Albert Batista, historiadora, presidenta del Instituto Dominicano de Estudios Africanos y Asiáticos Sebastián Lemba (Indaassel).

En su emotivo discurso, intitulado “El arcano tiempo de la historia y el presente histórico”, alertó a que dicha celebración hay que ponderarla desde la perspectiva de la liberación de esos Estados y desde su independencia interna.

El continente físicamente siempre ha existido, fue malogrado según los viejos modelos de explotación colonizadora, y lo que toca ahora es ver “en los tiempos modernos la restauración de su independencia”.
“La UCSD hace diez años celebró el día África y el día de mujer africana”–, dijo.

Y recordó también que el otrora canciller Carlos Morales Troncoso presentó ante las Naciones Unidas un convenio entre el continente africano y la República Dominicana.

La cita es como sigue: “El tiempo es propicio para llamar la atención a la ONU, a los expertos en temas de la África negra, que se involucren en investigación para dar a conocer los pueblos y las raíces afrodescendientes de los pueblos de América y del mundo”. En 2009, ese mismo canciller anunció el ingreso de la nación dominicana a la Unión Africana.

Entre los panelistas que adornaron la actividad estaban la doctora Elvira Cross, experta en Etiopía, quien nos deleitó con una magistral participación sobre la importancia de Etiopía en la historia de África; analizó las principales situaciones de ese histórico enclave africano situado en el Cuerno de África, contó de su experiencia en cuanto a la gastronomía (ejemplo, el teff, cereal tropical, conocido como el trigo de Etiopía), museos, familia de lenguas africanas y sus heroicas batallas.

Y el doctor Carlos Andújar, quien disertó sobre el aprendizaje de África, con una exposición que llamó la “Dominicanización de África: un cambio de mentalidad”. Sirvió para saber cómo fue que los dominicanos nos apropiamos de África, y construimos nuestra identidad cultural.

Publicidad

Publicidad