Martes, 15 de enero, 2019 | 8:03 pm

Depresión por Navidad y Año Nuevo suele ser común en las personas


Causas. Muchas personas asocian la época con episodios trágicos de su vida. Alerta. Si los síntomas permanecen por más de dos semanas se debe acudir a un especialista o buscar ayuda.

info-depresion-navidad


La Navidad y la posterior llegada de un año nuevo supone alegría y emoción para muchas personas, que encuentran en esta época el tiempo perfecto para compartir con la familia y amigos.

Sin embargo, para algunos el panorama es totalmente diferente, pues supone un tiempo de tristeza y depresión provocado por diversos factores.

El psiquiatra Luis Emilio Montalvo Arzeno, coordinador de la Unidad de Salud Mental de los Centros de Diagnóstico, Medicina Avanzada y Telemedicina (Cedimat), asegura que para algunos esta época del año ha quedado frizada en una determinada Navidad, donde sucedieron hechos trágicos y repetidos en la familia que jamás se han podido superar emocionalmente.

Posibles causas

Otros, obsesionados por el paso de los años, ven sus propias fotos de hace 20, 30 o 40 años, y al mirarse en el espejo y comparar con lo que ven ahora, sienten el campanazo del 31 de diciembre como un aviso terrible de que el tiempo va corriendo más de prisa que antes.

El especialista cita como otro factor importante de la depresión que embarga a muchas personas, la muerte de seres queridos en diciembre, sin importar si la pérdida ocurrió de manera tranquila o trágica, por lo que es normal que afloren los sentimientos de tristeza y nostalgia y se desee que la festividad pase rápido.

Pasar balance

Montalvo recuerda, además, que al iniciar el año es común trazarse metas y objetivos, por lo que al pasar balance al finalizar el año y ver que no fue posible cumplir con los planes, hace que muchos se depriman, al considerar que el año que se va no fue productivo.

“Es en esta temporada cuando muchas personas se ponen a evaluar los logros y fracasos que tuvieron a lo largo del año, pero por lo general, tienden a fijarse en aquello que no pudieron lograr, y es ahí cuando viene la tristeza y la posible depresión de fin de año”, recuerda Montalvo.

Cuestión de soledad

Asimismo, menciona la soledad como otro de los elementos claves de esta situación. Muchas personas se encuentran solas, ya sea porque viven en otras ciudades o países, por divorcio o por peleas, por lo que la Navidad, tiempo donde los seres queridos se reúnen, es un tiempo para recordar a la familia y lo que ya no se tiene, dando como resultado un inmenso dolor y posibles añoranzas.

El psiquiatra dice también que es frecuente incurrir en gastos superfluos en Navidad y pasarse del presupuesto puede generar estrés y ansiedad, apareciendo manifestaciones como desánimo, mal humor y alteración del sueño, entre otros.

“En Navidad hacemos regalos, acudimos a muchas reuniones, invertimos mucho dinero en comida, por lo que no es de extrañar que muchos tengan sus cuentas en números rojos antes de finalizar el año, lo que genera tristeza y una posible depresión leve”, explica Montalvo. Aunque se cataloga como depresión al sentimiento de tristeza que aflora en muchas personas en esta época del año, el especialista en salud mental asegura que las alteraciones del estado de ánimo no siempre alcanzan el grado clínico de depresión. “A veces son reacciones transitorias, lo que la gente llama días malos que tiene cualquiera”, dice.

Eso sí, Montalvo advierte que si los sentimientos de tristeza, desánimo y desagrado permanecen por más de dos semanas, es importante acudir a un especialista de salud mental, para de ese modo evaluar posibles causas de estos sentimientos y tratar los posibles inicios de una depresión más grave.

¿Cómo lidiar con ella?

Para luchar con la depresión de Navidad y Año Nuevo, el médico explica que lo primero que debe hacer una persona con tendencia a deprimirse en estas fechas, es hablar con sus familiares más cercanos (pareja, hijos, madre, padre…) a fin de explicarle cómo se siente y ver cómo podrían ayudarle a superar esta melancolía.

Recomienda, además, en la medida de los posible, pasar las fechas importantes rodeados de familiares y amigos, evitando en todo momento estar solo.

“Pasar estas festividades en compañía de familiares y amigos es una opción saludable para aquellos que se encuentran sumidos en un cuadro de tristeza, de este modo su mente estará enfocada en otras cosas”, asegura el psiquiatra y coordinador de la Unidad de Salud Mental del Cedimat.

Recomendaciones

“Hacer actividades que le llenen de satisfacción es otro de los antídotos más eficaces para subsanar este tipo de depresión. Por ejemplo, si le gusta leer, pídale a sus familiares que incluyan en la lista de regalos algunos títulos de interés para usted. También usted mismo puede optar por premiarse luego de un largo año de trabajos y sacrificio y regalarse algunos libros”, aconseja Montalvo.

La pérdida de un familiar en estas fechas

Si el motivo de la tristeza es la pérdida de un familiar, debemos aprovechar el tiempo para recordarlo con cariño y hacer cosas que antes se hacían, cuando esta persona estaba viva. Es una forma de homenajear a ese familiar que ya partió.

Aunque muchas personas dejan de hacer las cosas que tradicionalmente se hacían cuando un determinado familiar estaba vivo, su partida puede ser una oportunidad para reunir a la familia en memoria suya.