Debut árbitro histórico



El árbitro -en cualquier deporte- mientras menos notoriedad adquiere en el juego ¡mejor!. Sin embargo, esta vez quiero resaltar el debut mañana de Ramón De Jesús Ferrer en la pelota dominicana desde que se convirtió en el primer árbitro dominicano en un juego oficial de Grandes Ligas el 22 de abril del año 2016 actuando en segunda base en el Comerica Park de Detroit en un tope entre los Indios y los Tigres.

Dos días después trabajó detrás de home en la misma serie en un choque (31, 947 fanáticos) que abrieron Carlos Carrasco y Shane Greene y su puntuación fue un espectacular 95 sobre 100.

De Jesús Ferrer (son sus dos apellidos) está programado para mañana (martes) actuando en tercera base, la posición menos activa como una forma de aclimatarse, en el partido entre Águilas y Escogido, en el estadio Quisqueya Juan Marichal, y ya sobre la marcha entrará en la rotación ordinaria de trabajar en cualquier posición (base) y en cualquier estadio.

Había trabajado desde el año 2006 en la Lidom, escenario que lo ayudó a crecer, aunque la campaña pasada, después de su debut en MLB, no actuó por razones diversas, pero ¡ya está!.

De Jesús Ferrer, puro dominicano, hijo de Monte Plata (31 de agosto, 1983), es una buena inyección para el cuerpo de jueces nativos que lo viene haciendo bien, aunque fanáticos, jugadores y dirigentes siempre encuentran un motivo para vapulearlos. ¡Bienvenido!

Publicidad

Publicidad