Jueves, 15 de noviembre, 2018 | 4:51 am

Cuidado con los aneurismas cerebrales pueden ser fatales

Cifras. Mundiales hablan de una mortalidad de 40 % por la magnitud de la primera hemorragia ante una ruptura de una aneurisma. Sobrevivientes. Un 66 % de los pacientes presenta algún grado de secuela neurológica permanente.

info-aneurisma-cerebral-ii


¿Sabías que una de cada 50 personas en el mundo es portadora de un aneurisma cerebral; y que cada 18 minutos se rompe un aneurisma cerebral, produciendo una hemorragia, la cual puede ser fatal o invalidante? Es por eso que hoy queremos hablar de este tema y sus formas de tratamiento.

Se conoce como aneurisma cuando hay una dilatación localizada en una arteria de 2 a 3 mm en el cerebro, donde el flujo sanguíneo debería ser lineal.

Esta se transforma en turbulenta, debido a la división de dicha arteria, provocando un estrés hemodinámico a la pared de la arteria y se forma la patología, así explica el doctor Luis Eduardo Suazo, neurocirujano del Centro de Diagnóstico Medicina Avanzada y Telemedicina (Cedimat).

Uno de los indicios más frecuentes es ver a jóvenes que, de forma repentina, sufren un cuadro de dolor de cabeza brusco y se desmayan.

Esta situación puede deberse a la ruptura de un aneurisma cerebral. Dentro de los síntomas más frecuentes de un aneurisma cerebral está un cuadro de dolor de cabeza, relatado como el peor de su vida, seguido de náuseas, vómitos, rigidez en el cuello, visión doble o borrosa.

También pueden sentir mareos, dificultad para caminar, convulsiones, molestia a la luz (fotofobia) y la caída de un párpado.

“Si se presenta algunos de los síntomas mencionados, es una alerta ante la presencia de esa lesión, por lo que se debe proceder de emergencia a la realización de una tomografía computarizada, la cual permite detectar generalmente si existe algún tipo de hemorragia cerebral”, comenta el especialista.

La hemorragia subaracnoidea es aquella que se esparce por las cisternas de la base del cerebro.

El experto resalta que mediante la tomografía se puede confirmar si hay sangrado y, en este punto, a través de una angiotomografía, una angiorresonancia o una angiografía cerebral, se puede visualizar el aneurisma responsable del sangrado.

De acuerdo al tamaño, forma y ubicación de se decidirá el tratamiento adecuado para cada caso del paciente.

Cómo tratarlos

El doctor Suazo cuenta que las opciones de tratamiento son dos: la cirugía abierta y la neurocirugía endovascular, esta última mucho menos invasiva.

La neurocirugía endovascular es la primera opción para el tratamiento de aneurismas en muchos países del mundo.

El especialista expone que dicho procedimiento permite accesar más rápidamente y de una forma menos agresiva a la lesión.

Además, esta presenta menores riesgos de infección, poca o ninguna necesidad de administración de antibióticos por el procedimiento, así como disminuye el tiempo de internamiento y la estadía en cuidados intensivos.

Igualmente, en caso de existir algún tipo de lesión de la pared arterial propiamente dicha, esta permite la colación de una malla metálica (stent) la cual refuerza la pared de la arteria, evitando una repetición de la lesión.

Si se descubren al hacer pruebas

Algunos factores de riesgo que pueden provocar aneurismas cerebrales pueden controlarse y otros no.

Estos pueden aumentar su riesgo de tener un aneurisma o, si usted ya tiene un aneurisma, pueden aumentar el riesgo de que se rompa.

La mayoría de los aneurismas no causan síntomas y es posible que solo se descubran al hacer pruebas para otra afección que por lo general no está relacionada.

En otros casos, un aneurisma intacto causa problemas al hacer presión en zonas del cerebro.

Los síntomas de un aneurisma cerebral roto a menudo aparecen en forma repentina, debido a que un aneurisma cerebral intacto a menudo no causa ningún síntoma, muchos se descubren en personas que están recibiendo tratamiento para otra afección.

En muchos casos no causan síntomas

Daños. De acuerdo al especialista Luis Eduardo Suazo, un aneurisma cerebral es una zona abultada y débil en la pared de una arteria que suministra sangre al cerebro.

En la mayoría de los casos no causa síntomas y pasa desapercibido.

En raras ocasiones, el aneurisma cerebral se rompe y libera sangre en el cráneo, lo que causa un ataque cerebral.

Dependiendo de la gravedad, puede causar daño cerebral o la muerte.

La ubicación más común de un aneurisma cerebral es la red de vasos sanguíneos en la base del cerebro llamada círculo de Willis.

El galeno destacó que una persona puede heredar la tendencia a formar aneurismas, o pueden formarse debido al endurecimiento de las arterias o arteriosclerosis y al envejecimiento.