Sábado, 16 de junio, 2018 | 1:15 pm

Cuál será el destino de Hanley; las protestas de Carlos Gómez



A ley de horas se sabrá cuál será el próximo destino del dominicano Hanley Ramírez, un jugador con estampa de estrella que quizá no ha tenido la debida concentración para explotar aun más todo el potencial que tiene.

Prescindir de sus servicios tan intempestivamente debe haberlo afectado en lo sicológico, a pesar de su baja en los últimos 30 días, tenía números decentes.

Durante sus 14 años en Grandes Ligas fue seleccionado Novato del Año de la Nacional en 2006, tres veces al Juego de Estrellas (2008, 2009,2010), escogido al club 30-30 (2008) y campeón de bateo de la Nacional en 2009 con promedio de .342.

Con 34 años, 14 en la gran carpa, todavía a Ramírez, si se dispone, le queda mucha gasolina en el tanque, pero para demostrarlo debe concentrarse al máximo, para que equipos necesitados de ofensiva se interesen en sus servicios.

Lo que no parece muy factible es que los potenciales conjuntos que están en la cima lo contraten, pero de lograrlo sería un paso trascendental en los años finales de su carrera.

Las protestas de Gómez

El jardinero dominicano Carlos Gómez ha disparado cañones de alto calibre sobre las muchas pruebas, siete en nueve semanas, que le han realizado en busca de detectar el posible consumo de esteroides.

Después de los casos de Robinson Canó y Wellington Castillo a nadie debe sorprender que los dominicanos estén con la mira puesta.

Pero llama la atención su denuncia de que existe una persecución en contra de los latinoamericanos y que las pruebas no son aleatorias, lo que podría tener algún viso de veracidad, pero la realidad es incuestionable, porque es el grupo con mayor número de casos positivos.

Llama la atención que se sienta “perseguido” cuando dice lo siguiente: “Soy el que más suerte tengo en el equipo, porque me ponen a prueba más que a los demás. Llegué ahora, tres días después de haber salido de la lista de lesionados, y ya me están probando nuevamente”.