Corrupción y endeudamiento



Reciente fue publicado un análisis de los economistas Pedro Silverio, Jacqueline Mora, Ernesto Selman, Miguel Ceara Hatton y José Luis de Ramón: excelente, pero alarmante.

La deuda pública está en un sendero de insostenibilidad y estamos perdiendo la capacidad de endeudamiento. Los intereses superan la tasa de crecimiento: mientras la economía creció 5.2 %, el interés es 10 %. La deuda ya representa 50 % del PIB (gravísimo), y más del 30 % de los ingresos del Estado son para pagar préstamos (todavía más grave).

El Gobierno gasta más de lo que ingresa, y ese déficit lo cubre endeudándose; lo cual provoca para el próximo año un déficit mayor, teniendo que pedir aún más préstamos, y así sucesivamente… Del 2012 a 2016 la deuda aumentó 10,216 millones de dólares. Considerando que el total es 35,189 millones de dólares; en los últimos 4 años se ha tomado un tercio de toda la deuda nacional.

Plantean que el principal reto es reducir el gasto público. Desde 1990 el gasto ha crecido 2.5 veces más que la economía. Gobiernos irresponsables han llenado la nómina de botellas y las obras de sobrevaluaciones, haciendo del Presupuesto Nacional un botín del clientelismo y la corrupción.

Todavía más preocupante: el gobierno sigue como si nada. La deuda crece, y el gasto aumenta… Ese irresponsable círculo de corrupción-endeudamiento sustrae los recursos que deberían ir destinados a fortalecer nuestros sectores productivos y solidificar nuestra economía.

La corrupción nos están hundiendo, pero eso pronto parará; ya no se resiste más tiempo.

Este es nuestro país. El hogar de nuestros sueños y esperanzas. Una tierra fértil y llena de recursos. Una nación de gente trabajadora y con deseos de salir adelante.

Que nadie nos haga dudar de la lucha por el fin de la corrupción y la impunidad. Haremos lo que haya que hacer, pero lo haremos.

Los buenos dominicanos somos más, y rescataremos nuestro país. ¡Adelante, unidos se puede!

Publicidad

Publicidad