Sábado, 15 de diciembre, 2018 | 6:52 pm

Conflictos entre personas mediadoras y III



 Disculpen que continúe narrando sobre este tema, pero dado su trascendencia he decidido finalizarlo con unas ultimas reflexiones. Este tema me apasiona por un lado y por el otro me lastima, ya que entiendo como he narrado en las columnas pasadas,  la persona mediadora es y debería ser, una persona de apertura a la diversidad de pensamiento, creatividad y de un comportamiento adaptado a su contexto.

Explique que el mediador/a no está exento de sostener un conflicto, nadie que conviva con persona lo está. Pero entre otras personas que desconocen las ventajas de la mediación, entiendo no prudente las actuaciones del mediador ante su compañero o compañera.

En los textos que poseo sobre los Métodos Adecuados de Resolución de Conflictos, Mediación, Conciliación, Arbitraje, Cultura de Paz y otros; no describen ese conflicto que desde nuestro punto de vista sería bueno indagarlo y a la vez, estudiarlo. Desde el cual, podríamos sacar conclusiones que garanticen una visión holística de este profesional de la mediación y pacificación de los conflictos.

Parece que ningún especialista le suena dentro de su experiencia, que una persona mediadora pueda tener una ruta critica en relación al conflicto como una persona usuario de los Centros de Mediación.

Entiendo y les hago la sugerencia, realizar una investigación o encuesta en donde a través de un cuestionario se le suministre a las personas que ejerceremos la función de mediación, conciliación, arbitraje, negociación o hasta de juez; para conocer de estos actores pacificadores como deberían abordarse los conflictos dentro del equipo mediador y cuáles son sus reacciones cuando le ocurre asimismo.

Podría ese estudio indicarnos estrategias especificas y claras en torno a un tema que para Conflictos y Mediaciones y en el mío propio, es de interés para un actor de la mediación y a la vez, desde nuestro punto de vista, entiendo que impacta en el trabajo de la persona mediadora, en su entorno familiar, de trabajo, estudio y de vecindad.

Para las personas mediadoras y así los vemos para las partes, el conflicto es una oportunidad. Oportunidad para abrir espacio de reflexión asimismo, oportunidad para relacionarnos con el otro y oportunidad para concluir en un acuerdo.

Conflicto no es necesariamente algo negativo para las personas. Tenemos que ver al conflicto como un desafío de no mantenernos estáticos en la sociedad. Como plantea la sociología, la sociedad está cambiando y también el ser humano. Hoy las personas requieren ser asistida por otra, cuando la dinámica seria que ella misma pueda resolver sus situaciones y en caso contrario, asistirse de un imparcial.

Señores mediadores siéntase en confianza en hablar con su par con el cual tiene diferencias y no existir un entendimiento entre ustedes, busquen un tercero imparcial formado en mediación y siéntense a conversar en procura de un acuerdo. Si la gente cree en usted, porque usted no cree en usted.

Manos a la obra mediadores. La paz es un derecho, hasta de nosotros las personas mediadoras.

Publicidad