Martes, 11 de diciembre, 2018 | 12:05 pm

Con mucha vergüenza ajena



El ser humano es una verdadera caja de sorpresas, aunque hay que admitir que algunas resultan tan sorprendentes que dejan a cualquiera en shock permanente.

La situación del exjugador Miguel Tejada, denominado por el colega Ricky Noboa, en el Clásico Mundial y Series del Caribe, como “el pelotero de la patria”, por lo menos a mí me ha dejado boquiabierto.

El asombro no es por el monto de la deuda por la que está sometido a los tribunales de Justicia, que viéndola desde afuera es una verdadera “chilata”, comparada con el salario de casi 100 millones de dólares que devengó durante su carrera en Grandes Ligas, sino por lo que Tejada representa para la casi totalidad de los dominicanos que admiramos por años su gran talento.

Miguel debe administrarse mejor, en respeto a millones de aficionados que lo aclamaron por décadas en Estados Unidos, República Dominicana y otros países donde se juega béisbol.

Estos espinosos casos que se conocen en los tribunales debió evitarlos a toda costa, por el daño moral que le deja para toda la vida.

Ojalá que otros atletas, sin importar su relevancia y seguimiento, no se vean en esta penosa, lamentable y desagradable situación.

RADARES.- Manny Machado tiene un pie en los Yanquis, abriendo la posibilidad de que tras su firma salgan del novato dominicano Miguel Andújar. Ojalá y no se equivoquen otra vez.