Con la frente bien en alto



No llegó el palo a la hora buena, pero intentaron darlo, se produjeron algunos errores muy dañinos, pero no querían cometerlos, algunos picheos quedaron en lugares inapropiados, pero no era la intención del pícher, esta vez no se pudo ganar la corona, pero les sobraba el deseo de retenerla…

En fin, damos gracias, muchas gracias a nuestros representantes en el Clásico Mundial de Béisbol, quienes deben andar con la frente en alto por el esfuerzo que hicieron y por ser tan digna representación… Ganarles se convirtió en el objetivo de todos y, hasta el indiferente Estados Unidos celebró eliminarlos…

Y el estadio se rebosó de fanáticos, porque jugaban contra los dominicanos…

Ah, sus juegos establecieron récords de asistencia en Miami y en San Diego…

Felicidades… Claro, sé que aparecerán dos o tres descerebrados buscando “culpables de la derrota”, pero, y aquí está el bendito pero, estamos acostumbrados a los necios desde hace cientos de años, cuando, sin ningún motivo, gritaban “crucifíquenlo”…

¡Muchachos, tranquilos, fueron una digna representación!… Me gustaría ver un juego de estos que trasnochan donde trabajen juntos mis enllaves Orlandito Méndez y el Rubio Blondie… ¿Creen que alguien se duerma?… ¡Nadie se duerme!… “¡Se le cayó la bola!”…

“¡La bola piiiica!”…

José Fernández tenía alcohol y cocaína en su cuerpo la madrugada que murió en un accidente acuático, con su equipo metido en pelea y contando con él para clasificar… Sin comentario, porque está muerto, pero ¡caramba!…

Publicidad

Publicidad