Lunes, 17 de septiembre, 2018 | 3:12 pm

Comentarios muy “peligrosos”



Hace unos días, varios pilotos de Fórmula Uno aseguraron, previo al Gran Premio de Bélgica, que los resultados finales de las carreras, son predecibles con facilidad, debido a la supremacía de dos escuderías en el campeonato, en este caso Ferrari y Mercedes.

Esta afirmación no es nada nuevo, porque desde la creación de los premios de F1 siempre hay una o dos escuderías que se imponen con facilidad, producto de que realizan mayor inversión tecnológica.

Recuerdo que hace años, durante una carrera en México, junto a un grupo de colegas observamos las ventajas que presentaba la escudería Honda-McLaren, cuyos pilotos eran el brasileño Ayrton Senna, y el francés Alain Prost.
En esa época nadie podía con ellos, dado que, a parte de la brillantez de ambos corredores, su escudería llevaba la voz cantante en términos tecnológicos. Eso no es nada nuevo, pero nadie se atrevía a decirlo.

Sin embargo, la afirmación de varios pilotos, entre ellos Fernando Alonso (McLaren), Daniel Ricciardo ( Red Bull), Carlos Sainz (Renault) y Pierre Gasly (Toro Rosso), de la previsibilidad de los triunfos, podría producir una baja sensible en el seguimiento de ese espectáculo, que mayormente sustenta su poder en la publicidad que generan las transmisiones, y en los aportes de las propias escuderías, cuyo objetivo en estos grandes premios es demostrar la superioridad de sus marcas.

Mientras el inglés Lewis Hamilton (Mercedes) y el alemán Sebastian Vettel (Ferrai) siguen su lucha “a muerte” por la supremacía de sus equipos, los “fiebruses” seguirán paso a paso la marcha del actual campeonato. Pero reitero, si para el próximo año el premio no se hace más competitivo, la advertencia de estos pilotos hará muchísimo daño.

Publicidad