Miércoles, 12 de diciembre, 2018 | 11:01 am

Colectiva Mujer y Salud presenta caso “Esperancita” en la tercera conferencia de la Cepal



causa-abierta-cepal-foto


Lima, Perú.-La Colectiva Mujer y Salud presentó el caso Rosaura Almonte y Familiares vs. República Dominicana en Causa Abierta, un evento para visibilizar a nivel internacional casos graves de vulneración de derechos humanos sexuales y reproductivos, impulsada por la Articulación Feminista Marcosur, realizado en el marco de la Tercera Reunión de la Conferencia Regional sobre Población y Desarrollo de América Latina y el Caribe (CEPAL).

Carolin Lizardo, representante de la Colectiva Mujer y Salud, relató que Rosaura Almonte, conocida como “Esperancita”, a los 16 años padecía leucemia y presentaba un embarazo de pocas semanas, a la cual le fue negado un aborto terapéutico, así como  los tratamientos médicos necesarios para salvar su vida.

“Por la penalización del aborto en RD los médicos no le brindaron atención adecuada y oportuna a Esperancita, provocándole la muerte. El Estado Dominicano, seis años después del hecho, aún no ha dado respuesta a la madre de la joven; por lo que el caso ha sido presentado ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos”, manifestó Lizardo.

Mientras pasaban imágenes de “Esperancita”, Lizardo hizo referencia a las complejidades del caso ante la mirada indignada de cientos de representantes de la sociedad civil de la región, y del comité de expertos que se encargó de evaluar los casos e identificaron vacíos, fallas y violaciones de los compromisos honrados por los Estados, para garantizar los derechos humanos y sexuales y reproductivos de sus habitantes.

“La madre de Esperancita lleva 6 años en este proceso, y ningún juez en RD la escuchó. Demandamos que el caso de Rosaura se investigue, y se juzguen y sancionen a los responsables del hecho”, expresó la vocera de la CMS en dicho escenario.

A juicio de Leonel Briozzo, integrante del comité de expertos que evaluó el caso presentado por la Colectiva Mujer y Salud, en el proceso hubo grandes fallas, y en líneas generales se refirió a los tratos inhumanos y degradantes por los que tuvo que atravesar Rosaura y su familia, dejando claro que los derechos de la adolescente fueron violentados. Explicó, además, que no se justifican las restricciones y limitaciones al momento al de salvar a una persona.

El comité de expertos estuvo integrado por Ana Cristina Gonzales Vélez, médica colombiana con master en investigación social en salud; Julissa Montilla Falcón, abogada de la Facultad de Derecho de la Pontificia Universidad Católica del Perú; Susana Chiarotti, abogada, especialista en derecho de familia e integrante del Consejo Consultivo del Comité de América Latina y el Caribe para la Defensa de los Derechos Humanos de las Mujeres (CLADEM); Elsa Gómez Gómez, socióloga de la Universidad Nacional Colombiana, master en sociología urbana de la Ohio State University; y Leonel Briozzo, médico y gineco-obstetra e integrante del Comité de Ética y Profesionalismo de la Federación Internacional de Ginecología y Obstetricia (FIGO).

En la actividad que se llevó a cabo en Lima, Perú cuatro redes regionales expusieron experiencias emblemáticas, que fueron comentadas por expertos como la Tragedia del Hogar Virgen de la Asunción, de Guatemala; Censura al Género en la Enseñanza Pública, Paraguay y Juana, Salta, ocurrido en Argentina.

El caso “Esperancita y Familiares Vs República Dominicana” contó también con el apoyo de la Red de Mujeres Afrolatinoamericanas, Afrocaribeñas y de la Diáspora.