Domingo, 23 de septiembre, 2018 | 1:36 pm

Ciudadanos el más votado pero el independentismo en Cataluña sigue con mayoría absoluta



Tras la crisis política y económica desencadena por la declaración ilegal de Independencia en Cataluña, en la que el Gobierno español tomó el control de la citadaComunidad Autónoma con la aplicación del artículo 155 de la Constitución española y posteriormente el adelanto de la celebración de las elecciones para el 21 de diciembre.

Los resultados de la contienda electoral histórica por el contexto en el que se celebraron, demuestran que a pesar de que Ciudadanos fue la fuerza política más votada al obtener 37 escaños, el independentismo catalán sigue posicionado como una mayoría absoluta.

El escenario descrito, donde los partidos políticos a favor de la independencia suman una mayoría absoluta en el Parlamento, la necesaria para formar gobierno, por lo que ahora las acciones a ejecutar están todas encaminadas a la negociación de tener que pactar, ya que ninguna fuerza política logró la mayoría absoluta, de lograrse un acuerdo en cualquiera de los bloques para gobernar deberán sumar al menos un mínimo de 68 votos de los 135.

El proceso es cada vez más apático, porque hay ocho de los diputados electos independentistas que están privados de libertad (presos), o con orden de detención. Fuera de los pronósticos y a pesar de estar refugiado en Bruselas, la fuerza encabezada por Carles Puigdemont (Junts per Catalunya) logró obtener 34 escaños para situarse como la segunda fuerza política.

Por otra parte, vemos como ERC-CatSí obtuvo 32 escaños y queda como la tercera fuerza política, los socialistas del PSC se quedan con 17 escaños, uno más que las pasadas elecciones, por lo que no lograron recuperar un buen terreno en este proceso electoral, dicho resultado lo sitúa en la cuarta posición, en tesituras inferiores se encuentran: CatComú-Podem con 8 escaños, al perder 3, CUP también pierde 4 escaños y se queda con 4.

Finalmente el Partido Popular ha sido el gran derrotado del proceso electoral alobtener los peores resultados de su historia en Cataluña, al quedar con tan solo 3 diputados. Está más que claro que estos resultados en gran parte se derivan por la forma en que manejó el conflicto político y económico en Cataluña y los grandes casos de corrupción que se protagonizan desde el Gobierno Español. Con el batacazo el partido de Mariano Rajoy ni siquiera logró tener grupo parlamentario propio.

De cara a formar gobierno, a partir de ahora el escenario está abierto al diálogo y a las negociaciones de pactos políticos. Desde ya el expresidente de la Generalitad, Carles Puigdemont, está dispuesto a reunirse con el presidente del Gobierno,Mariano Rajoy, siempre y cuando tenga garantías.

Toca esperar el desarrollo de los acuerdos políticos con fines al debate de investidura antes del  6 de febrero. El gran dilema de la crisis política en Cataluña aún no queda solucionado, dependerá en gran medida del actual proceso de formación de gobierno. De manera que solo nos queda esperar.

 

Kenia del Orbe

Publicidad