Viernes, 16 de noviembre, 2018 | 6:32 am

China dice que EEUU “daña su imagen” presionando a República Dominicana y Centroamérica por Taiwán

La Embajadora de los Estados Unidos para la República Dominicana, Robin Bernstein, fue llamada a su país un día después de presentar sus  cartas credenciales al presidente Danilo Medina.
La Embajadora de los Estados Unidos para la República Dominicana, Robin Bernstein, fue llamada a su país un día después de presentar sus cartas credenciales al presidente Danilo Medina.


Pekín.- El Ministerio de Asuntos Exteriores chino señaló hoy que la llamada a consultas de EEUU a sus embajadores en tres países que recientemente han roto lazos con Taiwán para establecerlos con China (Panamá, República Dominicana y El Salvador) es una actitud “irresponsable” que “daña la imagen” de Washington.

“Pedimos (a EEUU) que actúe con prudencia en la cuestión de Taiwán en lugar de tomar acciones irresponsables, así evitará dañar su propia imagen, y la paz y la estabilidad en el estrecho de Formosa”, destacó hoy en rueda de prensa el portavoz de la Cancillería china Geng Shuang.

La fuente oficial recordó que Estados Unidos estableció lazos con China -rompiéndolos con Taiwán- hace varias décadas “y debería juzgar el establecimiento de relaciones con China por parte de otros países de forma objetiva”.   “Un país tiene derecho a establecer lazos diplomáticos dentro de su soberanía, eso debería ser respetado por otros países que no están en posición para hacer declaraciones irresponsables”, subrayó Geng.

El Departamento de Estado de EEUU llamó el viernes a consultas en Washington a sus representantes diplomáticos en Panamá, El Salvador y República Dominicana con el fin de evaluar la decisión de esos países de romper sus relaciones con Taiwán a favor de un mejor intercambio con China.

La llamada a consultas ha causado gran preocupación en los tres países centroamericanos, donde algunos sectores, especialmente en la oposición, temen que el giro hacia China perjudique sus lazos con Estados Unidos, en un momento de fuertes tensiones políticas y comerciales entre Pekín y Washington.