Casimiro Velazco, pionero en hablar de osteoporosis en el país

En 1993 introdujo primer equipo de detección

18_nacionales_17_1p01





Santo Domingo.-Desde muy temprana edad Casimiro Velazco quiso ser médico.

Por esa vocación de servicio, que afirma obtuvo de manera innata, se involucró en trabajos de voluntariados a través de la Defensa Civil o dando consultas en cualquier zona del país.

Cuando terminó el bachillerato ingresó a estudiar Medicina en la Universidad Autónoma de Santo Domingo (UASD).
“Siempre quise ser médico y estuve centrado en eso.

Disfruto el hecho de servir y lo hago con gozo”, comentó el presidente de la Fundación Dominicana de Enfermedades Metabólicas, Menopausia y Osteoporosis (Fundemos).

Afirma que la idea dedicarse a esa profesión nació de su interior; no obstante, se enamoró de ella cuando convivía con su primo-hermano (el doctor Rafael Velazco), a quien o veía estudiando esa carrera y leyendo muchos libros del área.

Dar el paso fue algo fácil, pero llevarlo a cabo resultó un tanto difícil.

Cuando Velazco se graduó decidió hacer una especialidad en Endocrinología en la Fundación Jiménez Díaz de Madrid. Allí estuvo cinco años, hasta que terminó y optó por quedarse un año más para ampliar sus conocimientos en el área de Metabolismo Mineral Óseo.

En medio de ese proceso, el endocrinólogo cuenta que estuvo a punto de abandonar los estudios y regresar al país, porque no tenía dinero para continuar.

“A veces la gente ve las cosas más bonitas de lo que son, pero yo estudié con crédito educativo; en España daba clase, hacia guardias (servicios) por paga y siempre me la buscaba, desde el punto de vista laboral”, señaló.

“Fue muy difícil. Trabajé durante toda mi carrera, porque además me casé muy joven”, enfatizó.

A pesar de las vicisitudes y carencias dijo que nunca le pasó por la cabeza abandonar su propósito.

Incursión en osteoporosis

Mientras estudiaba en España, Velazco conoció un profesor experto en el área de los minerales y con él se introdujo en el mundo de la investigación.

En ese período (1985- 1989) la osteoporosis no se conocía como una patología, pero comenzaron a trabajar con los primeros equipos de desintometría ósea (prueba que determina la cantidad de minerales en los huesos).
“Yo nací con la desintometría”, reseñó.

Concluidos sus estudios, retornó al país en el año 1990 y dos años más tarde introdujo uno de esos equipos a la República Dominicana. “Fuí el primero en hablar en este país de osteoporosis y quien trajo el primer aparato para diagnosticarla”, dijo el especialista.

En esa ocasión, comenzó a hablar con distintas sociedades médicas sobre el tema, pero encontró mucha resistencia. Por eso en 1995 decidió crear la organización Fundemos.

“Por medio a esta institución quisimos dirigir nuestros esfuerzos a la población, para que sea ella la que le demande a los médicos”, manifestó.

Organización Fundemos

La ONG trabaja en cuatro áreas: educación, investigación, asistencia y tratamiento de osteoporosis.

Publicidad
Publicidad