Casa de Teatro seguirá abierta mientras haya un joven con ilusión

Compró el espacio cultural por ayudar a otros

Freddy Ginebra hizo el papel de Pedro, como protagonista de la película “Mañana no te olvides”.
Freddy Ginebra hizo el papel de Pedro, como protagonista de la película “Mañana no te olvides”.


Santo Domingo.-Su amor eterno lo encontró en un lugar muy conocido por todos. Ubicado en la calle Arzobispo Meriño 110 de la zona Colonial, Casa de Teatro ha sido su guarida y el hogar que ha compartido con muchos artistas, tanto del canto, como de la pintura y el teatro.

Es el producto del que se siente más orgulloso y que reniega a pensar que ese espacio se esté poniendo viejo. Exclama que mientras exista un joven con ilusiones Casa de Teatro estará abierta y no envejecerá.

Pero fue en 1974 cuando un grupo de amigos, a quienes les habían cerrado las puertas en muchos lugares y necesitaban un espacio para hacer teatro decidieron entrar en este proyecto.

“Compré esa casa sin tener una para vivir con mi familia. Mi esposa me decía que cómo íbamos a comprar esa casa si ella ni mis dos hijos tenían donde vivir, pero le vendí la idea y ella me la compró. Pagaba 102 pesos al mes, los cuales sacaba vendiendo bizcochos en el mismo espacio.

Pero al día de hoy ese sigue siendo el refugio de cantantes, músicos, teatristas, pintores, bailarines y todos los que están ligados al arte.

Un día dije que ese espacio donde muchos nos juntábamos necesitaba un techo, la compré a plazo, busqué unos amigos para que me dieran el enganche. Allí hice de todo, lavaba los baños, limpiaba y trataba de tenerla lo mejor posible.

La primera obra que se presentó, hace más de cuarenta años, se llamó “Proceso por la sombra de un bufo”.

Apegado

El también escritor se apega cada día a este espacio cultural, y aunque dice que hay una generación que ni sabe dónde queda Casa de Teatro, esta siempre estará ahí para apoyar a los jóvenes artistas.

Entiende que los sueños se han perdido, pero asegura que no es cosa de un país, sino de que el mundo ha cambiado. Pero a Casa de Teatro siguen llegando cosas lindas, muchachos en busca de oportunidades.

Luchó contra un cáncer

Con la felicidad que lo caracteriza, recibió una noticia no muy halagüeña hace dos décadas, pues un día le dijeron que tenía un cáncer y que era positivo, se rió y dijo: “Claro que sí, siempre he sido positivo”.

Sin embargo, su médico lo trajo al mundo real y le indicó que tenía un cáncer y que hasta podría morir.

“Allí pensé que todo se me iba, me sentí triste, porque soy muy apegado a la familia y sabía que de morir estaba dejando a los seres que quiero. Pero enfrenté la enfermedad, la he combatido por todos estos años”.

En Coloquios de EL DÍA, el gestor cultural expresó que vive un día a la vez con mucha intensidad. Su abuela era intensa y le decía que todos los días hay un motivo para ser feliz, que solo había que buscarlo.

Un consejo a la juventud

Ginebra aconseja a la juventud a que mire hacia delante.

“A los jóvenes les digo que tengan paciencia, que se enfoquen y que una persona preparada vale más que todo.

Siento que los jóvenes se cansan muy pronto, lo quieren todo rápido; los jóvenes quieren un carro en la tarde, y de pronto te confunden. Esperé 60 años para hacer una película y para tener casa duré 20”, dijo.

El cine

Desde muy pequeño Freddy Ginebra soñó con algún día poder actuar, y fue cuando ya iba lejos de los 60 años que esa oportunidad llegó.

El director José Enrique Pintor puso en sus manos el proyecto “Mañana no te olvides” un largometraje que protagonizó, llevando a todos hasta las lágrimas, incluyendo a sus nietos.

Se trata de personificar a un señor con Alzheimer que cuida a su nieto, un adolescente con síndrome de Down.

Es una cinta que disfrutó mucho; se siente complacido por el trabajo logrado, y ahora que la película viaja por distintos festivales sigue con la misma emotividad de hacer llorar a quienes la ven.

Publicidad
Publicidad