Lunes, 24 de septiembre, 2018 | 4:21 am

Callejón sin salida



Si pese a la prohibición constitucional el presidente Medina intenta una aventura reeleccionista, puede conseguir suficientes votos para quedarse. Quizás su gestión sea la mejor de todas las recientes.

Podría argüir que quiere seguir para evitar males mayores que el trauma continuista, aunque luzca feo.

Si Danilo forza para repostularse será por las manifiestas ganas verdes de verlo desconsiderado ante la Justicia, procesado por delitos brumosos que ningún adversario define claramente como responsabilidad suya.

¿Será que algunos enemigos quieren que Danilo pague con cárcel la incapacidad de ellos mismos de superar su mellada pero persistente simpatía? ¡Cuánto les pica que mantenga una de las más altas tasas de popularidad en Latinoamérica, pese a cuánto ha descendido tras andar por un estratosférico 80%! Si hay algún ilícito imputable al presidente, háganse hombrecitos y echen el pleito.

Nuestra mayor desgracia política no es la reelección, sino la casi imposibilidad de vivir dignamente como expresidente. Es una torpeza enorme fomentar un ambiente político en que la única opción del gobernante sea querer quedarse.

Publicidad