Brayan, el cómplice de Pércival Matos, hizo el viaje “más caro de la historia”

Esta es la Jeepeta en que se trasladaba Brayan Peter Félix Paulino, la cual compró en La Vega y dejó abandonada en la Capital, en la avenida 27 de Febrero esquina Máximo Gómez, a menos de un kilómetro del Palacio de la Policía.
Esta es la Jeepeta en que se trasladaba Brayan Peter Félix Paulino, la cual compró en La Vega y dejó abandonada en la Capital, en la avenida 27 de Febrero esquina Máximo Gómez, a menos de un kilómetro del Palacio de la Policía.


SANTO DOMINGO.-El dinero robado no rinde, eso dice un refrán y parece que es cierto.

El fugitivo Brayan Peter Félix Paulino, el temible cómplice de John Percival Matos, y la persona que se ve disparando con un fusil en el asalto  al Banco Popular de Plaza Lama, usó parte del dinero robado en la compra de una yipeta Toyota Four Runner en RD$600 mil, pero tuvo tan  mala suerte que apenas pudo viajar en ella una vez. De La Vega a Santo Domingo, 116  kilómetros, fue su viaje antes de que tuviera que dejar abandonada el vehículo “de  medio uso, pero en muy buenas condiciones”.

Si se toma en cuenta que ya no podrá recuperar su vehículo, que ahora está en el patio del Palacio de la Policía, este podría ser uno de los viajes más caros de la historia dominicana. Al parecer su actitud de desprecio por la vida ajena, no es la misma cuando se trata de la propia, y quizás por eso ni siquiera regateó cuando su acompañante le dijo el precio de la guagua, pues de ella dependía mucho sus posibilidades de escapar y salvar el pellejo.

En su último asalto al Banco Popular, Brayan y Percival cargaron con un botín de RD$3.7 millones más 25 mil dólares, que sumados a lo robado asaltos anteriores a La Sirena de Villa Mella y el de Bella Vista Mall (donde además mataron a un guardián) superan los nueve millones de pesos.

En la jeepeta donde fue abatido Percival la Policía halló poco más de un millón de pesos. Sin embargo, aún los investigadores no han señalado a otros cómplice en el asalto.

En caso de que se hayan repartido el dinero solo entre Percival y Brayan, debió tocarle a cada uno aproximadamente RD$2.3 millones, pero es casi seguro que tenían otros cómplices para poder escapar de la escena del crimen.

El vehículo fue comprado a un dealer en La Vega y dejado abandonado en la Máximo Gómez esquina 27 de Febrero.

El vehículo fue comprado a un dealer en La Vega y dejado abandonado en la Máximo Gómez esquina 27 de Febrero.

En todo caso, la suma de RD$600 mil en la compra de un solo vehículo debió ser bien ponderada por Brayan y sus secuaces. Y lo peor es que no pudo disfrutar de su jeepeta Four Runner. Definitivamente, lo que fácil se consigue, fácil se va!

Hasta la tarde de este viernes, Brayan seguía prófugo, mientras la Policía alista un escuadrón élite de los denominados Linces para dar con su paradero.

Luego de su captura, “vivo o muerto”, nadie sabe qué pasará con su jeepeta: si queda en poder del Ministerio Público, como cuerpo del delito, si le será entregada al Banco Popular, de donde fue robado el dinero con que fue compró, o si  queda en poder de la honorable Policía Nacional, donde a lo mejor la utilice un coronel pasear a su segunda base o patrullar. Una cosa sí es segura: ahí no se vuelve a montar Brayan.

Noticias Relacionadas

Publicidad
Publicidad