Balance del 2016 y vuelta al 2017 en conflictos



Para la ciudadanía este 2016 ha transcurrido con diversas situaciones adversas y conflictivas y sin dejar de lado la naturaleza, la cual se ha expresado de manera colosal en las principales provincias del país.

Los diversos actores de la sociedad dominicana han preferido las controversias que el diálogo, las protestas en vez de las propuestas, el no hacer algo que hacer algo y así de sencillo. Siempre tenemos un tema para entretener a la población, la cual esta ciega y sorda ante los acontecimientos que de alguna manera le afectan.

El 2016 nos deja desaliento en vez de esperanza, ya que en sus inicios todos nos felicitábamos y deseamos prosperidad y felicidad para cada persona dominicana. Los buenos augurios nunca faltan en las voluntades de todas las amistades y no decir de los políticos, los cuales prometieron, como siempre lo que no harían para llegar al poder o quedarse.

Pasaron las elecciones y los partidos de oposición se unieron para enfrentar a las autoridades de la Junta Central Electoral, no así enfrentar la reelección la que si logro mantenerlos desunidos y descuidados de la población.

La Junta Central Electoral unió lo que la sociedad civil y la ciudadanía no pudo, unir a unos 11 a 12 partidos haciendo reclamos y exigiendo transparencia en los conteos de los votos y realizando visitas a líderes de la sociedad civil, todo sin reconocer el triunfo del presidente reelecto, que a la fecha lo desconoce como presidente. Esos partidos nos han dado una lección: prevenir antes que lamentar.

Otro factor trascendental ha sido el enfrentamiento de los empresarios del transporte y los empresarios dueños del país, quienes se están disputando el transporte de carga y no de pasajeros, sino de mercancías y materiales.

Pero el más importante de todos, ha sido el presupuesto del 2017, el cual nos invita a realizar préstamos millonarios en dólares y euros. Recursos para la segunda línea del metro y para la planta de carbón Punta Catalina.

La deuda está por más de unos 9 mil millones de dólares en los gobiernos de Danilo y los líderes de la sociedad civil, como funcionarios claves en la estructura del Estado.

Este 2017 esperamos que la sociedad despierte y se organice para poder enfrentar una conflictividad que nos está afectando en la economía de los dominicanos.

Publicidad

Publicidad