Autenticidad en la pareja



Vivimos preocupados por no mostrarnos a los demás para que no vean nuestros defectos, mas vemos nosotros los defectos de los demás.

Cuando conocemos a alguien que queremos sea nuestra pareja sentimental, mostramos lo mejor de nosotros, tratando de esconder nuestros defectos y debilidades, siendo una forma sutil de engaño a la persona que nos interesa para formar esa relación de amantes que puede prosperar y continuar hacia la formación de una familia, que en este caso estaría basada en una irrealidad.

Luego de pasado algún tiempo, comenzamos a mostrarnos tal y como somos y a reconocer cualidades y características en nuestro compañero sentimental que van de alguna manera consolidando o destruyendo el concepto que tenemos del otro y de alguna manera produce desencanto o desilusión, en muchos casos termina en desenamoramiento y separación.

Todos queremos ser amados y aceptados, mas algunos nos encontrarán agradables, otros no. Conectamos con unos y no con otros.

Nuestros defectos, al igual que nuestras virtudes, gustarán a algunos, molestarán a otros, incluyendo la persona que nos interesa, mas esta merece conocernos plenamente desde el principio.

Si cometimos ese error, podemos enmendarlo. La mejor manera es concientizarnos de que el ser humano que está a nuestro lado tiene el derecho de vivir a plenitud, ser bien tratado con sinceridad y respeto.

La clave es reconocer que nos equivocamos. Comenzar a trabajar en ser auténticos, mostrar los defectos y debilidades como ser humano que es y pedir disculpas si su proceder afectó a su compañero.

Publicidad

Publicidad