Martes, 18 de diciembre, 2018 | 3:09 pm

Astros demuestran que están en mejor momento

Dominantes. Su dominio fue impresionante contra Cleveland en la serie divisional.Firmes. Esperan por Boston el sábado.

Alex Bregman y Jake Marisnick celebran luego de la barrida de los Astros a los Indios.   AP
Alex Bregman y Jake Marisnick celebran luego de la barrida de los Astros a los Indios. AP


HOUSTON.-El gran final de la temporada regular y comienzo de los playoffs que han protagonizado los Astros de Houston les permiten estar ya en la Serie de Campeonato de la Liga Americana para seguir con la defensa del título de campeones del Clásico de Otoño y demostrar que están en su mejor momento.

La versión de los Astros 2018 han superado todas las expectativas y confirmado que son mejor equipo que cuando el año pasado ganaron por primera vez la Serie Mundial.

Lo ratificaron en la serie ante los Indios de Cleveland a los que no solo barrieron (3-0) sino que dominaron de principio a fin cuando se creía que iba a ser la serie más igualada en la primera ronda de los playoffs.

Ahora su objetivo es repetir título por segundo año consecutivo, algo que no se logra en las Grandes Ligas desde los Yanquis de Nueva York lo consiguieron por tres veces desde 1998 al 2000.

Es una realidad que la rotación de los Astros es mejor, el bullpen, el lineup es tan incansable como siempre y tienen otra vez la moral de equipo ganador.

Los Astros son mejores que hace un año en una de las áreas más importantes en octubre, como es el cuerpo monticular.

Es casi seguro que nadie desearía enfrentar a Justin Verlander ni a Gerrit Cole de manera consecutiva en los Juegos 1 y 2.

Hay algunos equipos que se relajan tras ir arriba 2-0 en la Serie Divisional y permiten que el rival vuelva a la competición, pero no es el caso de los Astros.

Los abridores luego le pasan la pelota al bullpen, que hace un año, sobrevivió con la creatividad del piloto A.J.Hinch (con Lance McCullers Jr. y Charlie Morton cerrando la Serie de Campeonato y la Serie Mundial).

.144 Apenas promedió Cleveland al bate.
Contra el efectivo cuerpo monticular de los Astros de Houston en la serie divisional.