Sábado, 8 de diciembre, 2018 | 6:50 am

Argenis Contreras todavía puede recurrir apelaciones y permanecer años en EE.UU.

Manuel Rivas y  Argenis Contreras.
Manuel Rivas y Argenis Contreras.


Por Ramón Mercedes

NUEVA YORK.-A pesar de un Tribunal de Inmigración de Estados Unidos fallar en contra de Argenis Contreras, solicitado en extradición por las autoridades dominicanas por participar en el asesinato del abogado Yuniol Ramírez, éste puede recurrir nuevamente a dos apelaciones, las cuales pueden durar entre dos y tres años el proceso.

Una fuente de entero crédito en la cárcel de Hudson County, ubicada en el 30-35 de la avenida Hackensack en Nueva Jersey, comunicó a este reportero que dichas apelaciones serían en las Cortes de Apelación Federal (Tercer Circuito) y luego a la Suprema Corte de Justicia, que emitirá una sentencia definitiva.

El tribunal otorgó un plazo hasta el próximo 24 de este mes para que Contreras apele esa decisión, que lo condena por infracción a las leyes migratorias de Estados Unidos.

El tiene 30 días desde que se emitió su orden de deportación para someter dicha apelación a la Junta de Apelaciones de Inmigración (BIA). “Si la somete, su deportación se para automáticamente”, nos afirmó.

“Siempre estará preso porque no se le acepta fianza debido a su estatus migratorio”, añadió la fuente.

Argenis fue apresado a mediado de abril pasado en El Bronx, tras una orden de arresto en su contra por el Ministerio Público de la RD, pero está siendo juzgado por encontrarse ilegal en territorio estadounidense.

Ver también: Hallan cadáver del abogado Yuniol Ramírez

                         Hallan camioneta donde habrían raptado y ultimado a Yuniol Ramírez

Su detención, publicada en exclusiva por este reportero, se produjo en un taller de pintura y desabolladura ubicado en el 1508 de la avenida Inwood, entre la avenida Gloovel y la calle 172, próximo a la avenida Jerome en el mencionado condado, donde supuestamente laboraba.

Argenis estaba irreconocible debido a la copiosa barba que se había dejado, y durante su trabajo usaba una “gorrita”; solía salir muy poco a la calle y dormía en el mismo taller, según una fuente en ese entonces.