Sábado, 8 de diciembre, 2018 | 11:21 pm

Apostar por el turismo



El potencial turístico de República Dominicana es, sencillamente, inagotable.

En el mundo hay cuatro tipos de turismo que de manera individual son un atractivo y que pocos lugares del mundo pueden combinarlos.

El turismo de sol y playa, el cultural, el religioso y el ecológico o de aventura son los que inspiran, fundamentalmente, esta actividad económica.

República Dominicana tiene potencial para explotar esas cuatro vertientes y poder atraer no los diez millones de turistas que se ha propuesto el presidente Danilo Medina que estemos recibiendo al finalizar 2022, sino muchos más.

El turismo de sol y playa ha sido el tradicional nuestro y el responsable de la mayoría de los más de 6.5 millones de turistas que llegan.

En ese renglón hay una gran cantidad de hermosas playas aun sin utilizar para esos fines.

Siendo la Ciudad Primada de América, por donde llegó la civilización occidental al Nuevo Mundo, tenemos primacías y monumentos de gran atractivo cultural e histórico. Tenemos, eso sí, que saber contar nuestra historia para hacerla atractiva y atraer turistas.

Esas mismas primacías ponen a República Dominicana en la historia de la religión, pues fue aquí donde se produjeron la primera misa, el primer bautismo, los primeros templos, la primera catedral, el famoso Sermón de Adviento y muchos otros hitos religiosos.