Viernes, 21 de septiembre, 2018 | 7:24 am

Anny Montero, acoso y la bola de cristal del director de la Policía



 

El de la Policía Nacional, es un silencio cómplice.

¿Será que el director de la Policía Nacional, mayor general NeyAldrin Bautista Almontepiensa que le vamos a creer que aún no sabe quien es el superior que  alegadamente acosaba a Anny Montero?Es bueno que sepa  que no, que no le creemos.

La familia de Anny y la sociedad dominicana, tienen derecho a saber.

Cuando la Policía Nacional quiere es muy diligente resolviendo casos.   En 18 días que han transcurrido de la muerte de Anny, dizque aún están en “investigación”.

Espero que no me enmiende la plana  respondiéndome que “yo no tengo una varita mágica, ni tengo una bola de cristal que yo la froto y me dice ve buscarlo” como les dijo a los azuanos en abril pasado,  pero sí que nos hable sea para afirmar, será para desmentir, la información que habla del acoso de un superior por unas fotos y que provocaron Anny Montero Montero, sargento mayor  de la Policía, se suicidara el pasado 20 de julio.   Días después murió su madre, Minerva Montero.  Su corazón no aguantó tanta pena.

“El mayor de la Policía, jefe de mi hermana, que era el encargado de seguridad de la embajada de Estados Unidos en el país, la acorralaba mucho y la chantajeaba y la llamaba al celular y si no contestaba, iba donde ella estaba” afirmó el  hermano de Anny, Santo Montero Montero al participar el pasado 3 de agosto  en el programa El Sol de la mañana.  Allí se quejó de que la Policía no le haya dado ningún tipo de información.

“A quince días no tenemos una respuesta. Nosotros creemos en el jefe de la Policía porque ha resuelto muchos casos que han sido complejo y en menos tiempo, entonces qué es lo que está pasando con esto?Y para más señas para los investigadores de la Policía,  afirmó que en tres ocasiones la sargento mayor Anny Montero pidió a su superior que la trasladar y no quiso, para que se fuera. De acuerdo con Santo Montero, hay una agente que  está dispuesta a colaborar con los investigadores.

Acoso en las instituciones militares.  Poco se sabe. Nada se escribe.  Pero en las instituciones militares de este país, desde las academias, el acoso es una realidad. El suicido de Anny es sólo la punta del iceberg.

 

itania-maria

Publicidad