Ángel Rondón dice nunca recibió US$92 millones de Odebrecht para sobornos

De su lado, el abogado Tony Delgado solicitó su libertad tras señalar que el mismo no representa ningún peligro de fuga, ni ninguna amenaza para la sociedad.

El lobista Ángel Rondón, la persona que según Odebrecht recibió los US$92 millones para pago de sobornos.
El lobista Ángel Rondón, la persona que según Odebrecht recibió los US$92 millones para pago de sobornos.


SANTO DOMINGO.-El empresario Angel Rondón, representante de Odebrecht en el país, dijo hoy que no recibió los US$92 millones que dice la empresa brasileña repartió en sobornos entre funcionarios y legisladores.

Empero admitió que recibió US$83 millones como abono sus honorarios equivalentes al 2% en cada proyecto y 1% de comisión en el caso de las plantas de Punta Catalina.

Asimismo, dijo que siempre ha estado a disposición de las autoridades desde que se mencionó por primera vez su nombre en el escándalo de sobornos de Odebrecht.

Rondón dijo que estaba en EEUU de vacaciones con su familia el 19 de diciembre de 2016 cuando estalló el escándalo Odebrecht, y en lugar de sustraerse decidió adelantar diez días su regreso al país para ponerse a disposición de la justicia.

“He acudido a la Procuraduría tantas veces formal o informalmente ha querido la Procuraduría y los fiscales y estoy en disposición de seguir acudiendo a este tribunal cuantas veces quieran”, expresó Rondón al exponer ante la magistrada Miriam Germán Brito y los de más jueces de la Segunda Sala Penal de la Suprema Corte de Justicia, donde se conoce la solicitud de apelación de los 11 de los 13 imputados.

Dijo que de algún modo él mismo se auto impuso una medida de coerción de más o menos cinco meses en su casa “hasta cuando voy a mi finca he pensado si le pido autorización a la Procuraduría, porque está camino al aeropuerto y tengo el temor que digan, mira se va fuera del país”.

Dijo que es representante de Odebrecht desde marzo de 2001.

De su lado, el abogado Tony Delgado solicitó la libertad de Rondón tras señalar que el mismo no representa ningún peligro de fuga, ni ninguna amenaza para la sociedad.

Delgado dijo que el apresamiento de su representado se hizo delante de la prensa para dañar su reputación “violando el principio constitucional de la presunción de inocencia”.

 

 

Publicidad
Publicidad